Crítica 'Begginers'

El amor y la muerte en tiempos de diseño

Begginers. Comedia dramática, EEUU, 2011, 105 min. Dirección y guión: Mike Mills. Fotografía: Kasper Tuxen. Música: Dave Palmer, Brian Reitzell. Intérpretes: Ewan McGregor, Mélanie Laurent, Christopher Plummer, Goran Visnijc, Kai Lennox, Page Keller.

Es posible que hace cinco o diez años una película como ésta nos hubiera resultado irresistible (éramos más jóvenes y teníamos otros sueños), en su alarde de una sensibilidad tristona y romántica, en su apariencia pop de baja definición en la línea de los filmes de algunos cineastas surgidos del ámbito del videoclip como Michel Gondry, Sofia Coppola o Spike Jonze.

En efecto, Mike Mills también fue partícipe de la renovación del lenguaje y la estética del video musical (con trabajos para Air, Divine Comedy o Pulp) a partir del reciclaje de materiales heterogéneos procedentes de la cultura popular y de un exhibicionismo creativo de tono naif que conectaba muy bien con el aire de los tiempos.

Su primera película, Thumbsucker, demostraba empero que su ingenio y su gusto por el detalle y el lado friki de la middle class norteamericana podían quedar convertidos en un formalismo tan embelesado en los destellos melancólicos de su brillante superficie como falto de vida propia.

Con Beginners nos adentramos en un territorio de expiación autobiográfica dominado por la melancolía, el romanticismo y el gusto por el juego y el collage narrativo como principales argumentos para un doble viaje cruzado a las simas del amor y del duelo. Un viaje de ida y vuelta protagonizado por un triángulo de personajes encantadores y un entrañable perro de raza con ideas propias con los que Mills trenza un atractivo artefacto audiovisual revestido de buen gusto y una renovada sensibilidad humanista para públicos para los que la lucha por la igualdad de los homosexuales o los tiempos de la Guerra Fría no dejan de ser motivos para estampar lemas en camisetas de diseño.

En sus cualidades ambientales y en su mirada cándida a los problemas serios de la vida, Beginners transpira más sinceridad cuando se adentra en la relación de miradas y comprensión entre un padre moribundo salido del armario (un atrevido y contenido Christopher Plummer) y un hijo que decide tomar las riendas de su vida (McGregor) que cuando desgrana las etapas y zigzagueos de una historia de amor interruptus cuyo tratamiento no puede evitar ciertos tics propios de la cursilería indie o de un anuncio de ropa juvenil de marca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios