Cómics

Galaxia de terror

  • Dicen que en el espacio nadie podrá escuchar tus gritos, y en este caso los va a haber desde la primera página de este original híbrido de cómic

Portada del cómic. Portada del cómic.

Portada del cómic.

Y es que ya en el prólogo de la obra se deja claro que esto no es La Guerra de la Galaxias o Star Trek (aunque esta segunda tiene una gran influencia, como ya podréis comprobar en algunos detalles), ya que nos encontramos en un futuro ominoso, en el que el peligro no se encuentra en las razas alienígenas que pueblan el vasto cosmos, sino en seres que viene de Más Allá, criaturas del Averno, monstruos de todo pelaje que están sedientos de sangre y malvados demonios…

Así que la nueva misión que se le encomienda al capitán Joshua Riggs ha de llevarle a los confines del espacio en una misión de recuperación, pero como suele decirse el camino va a ser largo y espinoso, mucho.

Rodeado de una tripulación que, debido a sus maneras y su anterior currículum, desconfía de él o directamente le odia a muerte, tan solo contará con la confianza de su fiel segundo de a bordo, Agwe, un tiparrón que le va a guardar las espaldas, y defendérselas en más de una ocasión en este trepidante, y peligrosísimo viaje.

Pero a bordo de La Caronte no todos están por la misión, ya que imprevistas paradas harán que algunos de sus miembros no sean lo que parezcan, convirtiéndose en un letal peligro para el resto de la tripulación, cuyo número comienza a descender peligrosamente a medida que avanzan, y deben realizar alguna que otra obligada parada, pese a las reticencias de Riggs, que tan solo quiere llegar a su destino.

Una tripulación en la que, a diferencia de otras, los peligros se enfrentan con los conocimientos y capacidades de místicos, matemáticos y oráculos. Y sí, para testar las capacidades de la nave, a Riggs no se le ocurre mejor idea que dirigirla hacia un sol. Pero el peligro no estriba en las altas temperaturas, no. Más bien es la criatura que lo ha poseído, que va a dar más de un dolor de cabeza a los ya cabreados tripulantes de la nave espacial, que solo ven en su capitán a un loco que se arriesga sin necesidad, como es el caso del primer oficial, Alastor Satalis, la administradora de servicios Prakash o el navegante, cuyo nombre nunca recuerda, Elox, que tiene una historia secreta a sus espaldas.

Mezclad una aventura en el espacio con los universos de terror de H.P.Lovecraft y Kyle Baker, por poner un par de ejemplos, y obtendréis un original cómic surgido de la fértil imaginación del guionista John Layman, autor con una larga trayectoria que le ha hecho trabajar tanto en las majors (Marvel y DC) como en muchas compañías independientes, recalando finalmente en Image y consiguiendo el éxito con su serie Chew, de la que incluso escribió un curioso crossover con Outer Darkness, dibujado, claro está por Afu Chan, cuyo estilo me recuerda poderosamente a aquellos anime que veía en mi juventud, con los que comparte su fuerza y expresividad, y colores que parecen salirse de las viñetas.

Ah, un último consejo. No os encariñéis demasiado con casi ningún personaje, ya que este viaje va a ser el último para muchos de ellos…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios