cómics

Hombre de hierro

El Iron Man de 'Marvel Gold'. El Iron Man de 'Marvel Gold'.

El Iron Man de 'Marvel Gold'.

Poco a poco, Panini ha ido recuperando en su colección Marvel Gold las primeras historietas de los superhéroes de Marvel creados en la década de 1960 por Stan Lee, Jack Kirby, Steve Ditko y compañía, pero faltaban todavía los inicios de Iron Man. El hueco se subsana con este grueso volumen que contiene el debut del personaje en el número 39 de Tales of Suspense (1963) y sus siguientes aventuras en la misma cabecera, concretamente hasta el número 72 (1965). Lee, Larry Lieber y el siempre elegante Don Heck firman la presentación de Tony Stark, un playboy, fabricante y vendedor de armas que resulta gravemente herido en Vietnam y es capturado por los comunistas. En uno de esos giros imposibles que pueblan el género, Stark se las apaña, en su cautiverio, para inventar una placa pectoral y el resto de una armadura que no solo le mantiene con vida (evitando que la metralla alojada cerca de su corazón avance hasta el órgano vital), sino que lo convierte en una auténtica máquina de guerra, capaz de lanzar rayos destructores, volar y lo que haga falta, liberándose ipso facto y regresando a esto que se dice mundo libre. Tosca y gris al principio, la armadura (diseñada por Kirby) se irá refinando número a número, adquiriendo primero un tono dorado y, más tarde, rojo y dorado, al tiempo que adelgaza y modifica la forma de su máscara hasta llegar a una forma estable, que apenas cambiaría en las siguientes décadas.

Dotado con un estilo suave y preciosista, seguramente más apropiado para el género romántico que para el de acción, Heck es la atracción principal del volumen, pues suyas son la práctica totalidad de las páginas, más allá de unos episodios de Ditko y alguna intervención puntual de Kirby.

Y a Lee le echan una mano unos cuantos colaboradores entre los que destaca un escritor de aquellos días, Robert Bernstein, más conocido por su trabajo en DC y Archie. La narrativa de Iron Man daría un vuelco de ciento ochenta grados con la llegada de Gene Colan, pero eso será ya en el próximo tomo de la colección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios