cómics

El gatito feliz

Una imagen de Pumby. Una imagen de Pumby.

Una imagen de Pumby.

De José Sanchís, recuerdo en primer lugar la entrevista que le hizo Alfons Cervera para la Historia del tebeo valenciano: "P.-Después de cuarenta años, se dice que usted es el autor más prolífico. Alguien habla de 4.000 o 5.000 páginas sólo de Pumby. R.-¡No, no!, han sido muchas más...". En ese mismo volumen, Andrés y Pedro Porcel escribieron: "A la hora de abordar una historia dirigida a los más pequeños lectores, prima para Sanchís la intención de alegrar y divertir por encima de cualquier otra consideración. La fantasía e imaginación se convierten en los máximos valores a tener en cuenta. Fantasía irracional -a la manera del pensamiento poco desarrollado y con la particular lógica de los propios niños- que irrumpe en la vida cotidiana bajo las formas más insospechadas, para derivar hacia el puro onirismo"; en dos palabras: "libertad y frescura".

En segundo lugar, centrados en Pumby, recuerdo mi propia fascinación con el personaje, siendo yo muy niño. Cómo me leía y me releía aquellos tebeos que acabaron destrozados. Por eso, en 1998, me lancé a la estantería de la librería madrileña Elektra cuando vi en sus anaqueles Pumby. La fantasía infinita, catálogo de una exposición en el Museo de Etnología de Valencia. Como reza la cita de Agustí Riera Torres allí recogida: "Si Walt Disney creó un ratón, Sanchís creó un gato. Y me quedo con el gato". Así que salto de alegría mientras contemplo las páginas de El origen de Super Pumby y otras historias, primero de los volúmenes recopilatorios de la obra de Sanchís editados por Dolmen, que no ceja en su empeño de hacer felices a los lectores con títulos como este. Son 130 páginas de puro goce. Y como sea que estoy sin palabras, me apropio también de estas de Álvaro Pons: "El único calificativo posible para el Pumby de José Sanchís es el de obra maestra. (...) Recuperarla es reivindicar no solo una época de nuestra historia y a un autor descomunal, es apostar por la presencia continua de un patrimonio cultural que nunca se debe perder".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios