Cosas de comé, por Pepe Monforte