La RAE se refunda ante el reto digital

Felipe VI preside en Sevilla un acuerdo histórico para dar al español su lugar en internet

  • La RAE, junto al resto de academias de la lengua española, firman un pacto para evitar que el idioma siga perdiendo posiciones a favor del inglés, convertida ya en la lengua materna de la tecnología

  • Los Reyes clausuran el XVI Congreso de la Asale y dan su respaldo a los proyectos de futuro de los académicos para velar por el patrimonio común del español

  • ¿Qué le preocupa a la RAE?

Felipe VI preside en Sevilla un acuerdo histórico para dar al español su lugar en internet Felipe VI preside en Sevilla un acuerdo histórico para dar al español su lugar en internet

Felipe VI preside en Sevilla un acuerdo histórico para dar al español su lugar en internet

El XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua (Asale) ha concluido en Sevilla con la presentación de dos proyectos que definen bien el ámbito en el que se mueve la Real Academia Española (RAE) y que suponen una verdadera refundación de los principios de esta institución que, al igual que el español, está viva y en continua adaptación a los cambios sociales. Los Reyes de España han presidido un acto de clausura, conducido por el periodista Fernando Ónega y revestido de gran solemnidad, que han calificado como un “momento trascendental” para el futuro de la lengua española y su valor de cohesión de los distintos países hispanohablantes.

Santiago Muñoz Machado, director de la RAE y también presidente de Asale, ha presentado dos grandes novedades: las Obras Completas de Miguel de Cervantes, una edición crítica de la Biblioteca Clásica muy enriquecida y coordinada por el cervantista Francisco Rico. Y el proyecto Lengua Española e Inteligencia Artificial (LEIA), que ha sido el mejor colofón del congreso, el más numeroso celebrado por dicha asociación en su historia. “Cervantes es la continuidad y LEIA representa el futuro del español”, comentó Santiago Muñoz Machado.

El primero de estos proyectos representa la primera normalización de un español que se sigue usando hoy y el segundo, cuyas siglas suena a galáctico, supone una iniciativa que traspasa fronteras para defender el buen uso de una lengua que hoy es patrimonio de 580 millones de hablantes, pero que sigue siendo extranjera para las máquinas, que hablan inglés. Según los datos de algunas consultoras, el español representa menos del 30% del mercado mundial de las tecnologías de Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN). Dicho de otras manera: Siri, Alexa, Cortana... los procesadores no entienden bien el español porque no todo es gramática, hay contextos, registros, acentos y variedades del español que no sólo se habla en España, también en América y otros países del mundo.

En este contexto, el español busca su sitio en una galaxia que se llama internet. Una misión para la que la RAE y el resto de academias han buscado a los mejores aliados: grandes empresas tecnológicas como Telefónica, Microsoft, Google, Amazon, Facebook y Twitter. Las seis han firmado un acuerdo con la RAE y la Asale para desarrollar un proyecto, denominado LEIA, que impida que el español siga perdiendo posiciones a favor del inglés, que se ha convertido ya en la lengua materna de las máquinas.

Es un reto, pero también una oportunidad que cuenta con respaldo institucional. Los Reyes han dado su apoyo a esta iniciativa que han calificado de “apasionante” por su calado y por estar abierta a todas las empresas e instituciones que quieran ir sumándose en lo sucesivo. “Las academias se acaban de comprometer a velar por nuestra lengua y luchar por su buen uso y unidad en los nuevos entornos dominados por la tecnología digital”, celebró el Rey.

Este reto ya recibió meses atrás el apoyo también del Gobierno, ahora en funciones, que se materializó en una inyección de quince millones de euros a la RAE con el propósito de que en los próximos tres años se pueda investigar en el ámbito de las tecnologías de procesamiento del lenguaje y los efectos de su uso por parte de los sistemas de inteligencia artificial.

En definitiva, se trata de fomentar un desarrollo tecnológico socialmente justo que ampare y promueva la cultura. Es lo que defiende el pacto rubricado este viernes por las academias y las empresas tecnológicas y del que han sido testigos los Reyes, acompañados por representantes del Gobierno central, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla.

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, presentando otra novedad, las 'Obras completas' de Cervantes. El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, presentando otra novedad, las 'Obras completas' de Cervantes.

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, presentando otra novedad, las 'Obras completas' de Cervantes. / Juan Carlos Muñoz

Los socios tecnológicos han firmado ya una declaración de intenciones con la que se comprometen a utilizar los materiales de la RAE como sus diccionarios, gramática u ortografía en el desarrollo de sus asistentes de voz, procesadores de texto, buscadores, chatbots, sistemas de mensajería instantánea, redes sociales y cualquier otro recurso, así como a seguir los criterios sobre buen uso del español aprobados por la RAE. También facilitarán que el español esté disponible como lengua de uso de sus productos y servicios.La RAE desarrollará un certificado de buen uso del español, que expedirá a petición de las empresas adheridas al programa LEIA.

En la clausura hubo un recuerdo para homenajear a la investigadora y académica fallecida este jueves, Margarita Salas. Y también sonaron las voces del Coro de la FundaciónPrincesa de Asturias en poemas de Alberti, Nicolás Guillén y hasta un bolero de Carlos Gardel. La música y las letras para fortalecer, aún más, un idioma que sigue desafiante desde hace tres siglos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios