Ópera

"Generar un debate es más estimulante que dar respuestas"

  • Rafael Rodríguez Villalobos recibe el lunes el Premio Princesa de Girona.

  • El sevillano coordina en el Espacio Turina el ciclo 'Dramma per Musica' e impartirá un taller de la UIMP sobre ópera

El director de escena Rafael Rodríguez Villalobos (Sevilla, 1987). El director de escena Rafael Rodríguez Villalobos (Sevilla, 1987).

El director de escena Rafael Rodríguez Villalobos (Sevilla, 1987). / Juan Carlos Vázquez

El sevillano Rafael Rodríguez Villalobos recibirá el próximo lunes, en un acto que se celebrará en el Palacio de Congresos de Cataluña y que presidirán los Reyes, el Premio Fundación Princesa de Girona de las Artes y las Letras, un reconocimiento que distingue la trayectoria de jóvenes creadores. "Es un galardón que en las diez ediciones que lleva ha ido creciendo en importancia", afirma el director de escena. "Uno ve que entre los anteriores premiados está gente como Andrés Salado, Leticia Moreno y Hugo Fontela y siente que es un honor que te metan en esa lista. Con esta iniciativa, la Fundación señala a una serie de jóvenes para que sean referentes, para su generación y los que vienen después, y eso es un honor, pero también una responsabilidad", añade Rodríguez Villalobos, cuya labor ha cautivado en los últimos años al público de espacios como la Ópera Estatal de Hungría, el Teatro Massimo de Palermo o el Teatro de la Maestranza, el mismo escenario donde el director encontró, al asistir de niño a una función de Turandot, la vocación a la que consagraría su vida.

Un jurado integrado entre otros por la poeta y editora Elena Medel, el productor teatral Jesús Cimarro o la periodista Montserrat Domínguez eligió a Rodríguez Villalobos por su "capacidad para crear universos de un profundo atractivo plástico". Una idea que suscribe el premiado: "Supongo que haber nacido en una ciudad como esta, que es como una sobredosis estética, influye", concede. "Pero me interesa sobre todo la dirección actoral, que la interacción de los personajes esté trabajada desde lo dramático, no me gustan las puestas en escena que son un cuadro y que se quedan en eso", sostiene.

El fallo del premio reconocía también "su visión de la ópera como una herramienta de construcción social". Rodríguez Villalobos se explaya con pasión al respecto: recuerda que el género "nació de la copia que hace la Camerata Florentina de la tragedia griega, y la tragedia no es una diversión más sino un elemento fundamental para el desarrollo de la democracia. Ayudaba a entender qué era lo que había que debatir, qué se tenía que legislar, permitía ver un asunto desde fuera", analiza. Como hicieron Bertolt Brecht en su alianza con Kurt Weill o Patrice Chéreau, nombres a los que cita, Rodríguez Villalobos busca "que las obras que dirijo hagan reflexionar al público sobre la sociedad en la que vive; que generen, como dice Peter Sellars, la semilla de un debate. Para mí es mucho más estimulante que dar respuestas plantear situaciones que lleven a preguntarse", argumenta.

Xavier Sabata y Francisco Poyato interpretan ‘Winterreise’ de Schubert el día 8

Sobre estas cuestiones disertará el creador –capaz de convertir el Dido y Eneas de Purcell en una denuncia del bullying– en La ópera como herramienta social, un taller de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo que acogerá el Maestranza el 15 y el 16 de noviembre. Rodríguez Villalobos concibe esta introducción al género "tanto para personas que saben poco del tema como para aficionados que no habían visto la ópera desde esta perspectiva".

El director también regresará a su ciudad, donde en los últimos meses presentó su montaje de El dictador de Ernst Krenek y un espectáculo con el que clausuró el Año Murillo, con D x M (Dramma per Musica), un ciclo del Espacio Turina que "nace de la voluntad del ICAS de traer a Sevilla propuestas escénico-musicales en las fronteras de lo que es lo lírico". El programa arranca el 8 de noviembre con el Winterreise (Viaje de invierno) de Franz Schubert, donde la conmovedora y bellísima partitura que compuso el músico en el final de su vida, basándose en poemas de Wilhelm Müller, propone aquí una reflexión sobre la soledad y "un tema de actualidad como los desajustes mentales", una revisión del clásico que recluta al pianista Francisco Poyato y al cantante Xavier Sabata. "Es muy raro que Winterreise sea interpretado por un contratenor", expone Rodríguez Villalobos, antes de mostrar su admiración por Sabata. "Es un artista total. Es interesantísimo lo que ha hecho como actor de la mano de Calixto Bieito. Aquí realiza todo un tour de force dentro de un personaje encerrado en sí mismo, en su mente", adelanta.

Rafael Rodríguez Villalobos. Rafael Rodríguez Villalobos.

Rafael Rodríguez Villalobos. / Juan Carlos Vázquez

D x M (Dramma per Musica) continúa el 6 de diciembre con L’Urlo di Armida, un proyecto que surgió de la "necesidad de dialogar con otras músicas" de la soprano italiana Giulia Semenzato. Rodríguez Villalobos define a la cantante como "una estrella del Barroco, pero a la vez es una mujer de su tiempo". Semenzato se alía con los compositores y diseñadores sonoros Giovanni Dinello y Victor Nebbiolo para investigar "los vasos comunicantes" del repertorio "del Seicento y el Settecento con la música contemporánea". El director y coordinador de este ciclo propuso a la intérprete que colaborara con A5 Vocal Ensemble "porque uno de los objetivos de Dramma per Musica es crear un espacio de trabajo donde coincidan artistas nacionales e internacionales. Hay que dar voz a las propuestas locales, porque aquí hay muchísimo nivel", considera el sevillano.

En este programa se podrá ver también, ya en primavera, La Isla, un montaje enfocado al público juvenil –"o a gente de todas las edades"– que ha compuesto la jerezana Nuria Núñez Hierro y cuyo libreto ha escrito Rodríguez Villalobos. "Muchas veces me pregunto si la manera de atraer a los jóvenes no es desde la nueva composición, que es el camino que están tomando en Berlín, en la Deutsche Oper", declara el director.

La obra se inspira en El holandés errante de Wagner y plantea una distopía en un mundo en el que ningún barco puede atracar "porque todas las tierras están en guerra", cuenta el creador. A través de esta premisa "hablamos del miedo al que llega de fuera. En Valencia, donde se estrenó la pieza, hicimos debates y era interesante: todos los chavales estaban concienciados sobre lo terrible del rechazo al extranjero, pero yo les preguntaba: ¿Cómo os portáis con alguien que llega nuevo a clase? Es fácil opinar sobre el panorama político, pero otra cosa es cómo te comportas en el día a día". Para esta aventura, Rodríguez Villalobos ha reunido a un equipo ligado a Andalucía. "Además de Nuria y yo, en el proyecto están también María Royo, autora de los vídeos que sirven como escenografía, y el barítono Javier Povedano, que interpreta el personaje principal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios