Obra completa | Presentación Chaves Nogales: un monumento literario en cinco volúmenes

  • Con 68 textos inéditos y un criterio cronológico, Libros del Asteroide y Diputación reúnen los escritos literarios y periodísticos del autor en edición de Ignacio F. Garmendia

Chaves Nogales con soldados norteamericanos en 1942 en Londres. Chaves Nogales con soldados norteamericanos en 1942 en Londres.

Chaves Nogales con soldados norteamericanos en 1942 en Londres.

La presentación de la Obra completa del escritor y periodista Manuel Chaves Nogales (1897 - 1944), que llegará a las librerías el próximo 23 de noviembre en una coedición de la Diputación de Sevilla y Libros del Asteroide, con la colaboración de la Universidad de Sevilla, confirma el alcance ético y moral en la agitada España de hoy de aquel sevillano que se retrató como un "pequeño burgués liberal, ciudadano de una república democrática y parlamentaria" en el aclamado prólogo de A sangre y fuego. El estuche en cinco volúmenes que ve ahora la luz reúne por primera vez en una única edición todos los escritos literarios y periodísticos firmados por Chaves de los que se tiene noticia, ordenados cronológicamente, e incluye sesenta y ocho textos inéditos.

El conjunto suma más de 3.600 páginas que comprenden todas sus colaboraciones en prensa desde sus inicios en los diarios de su ciudad natal, como El Noticiero Sevillano, hasta sus últimos trabajos desde Londres para diferentes medios internacionales, y sus nueve libros: La ciudad, Narraciones maravillosas y biografías ejemplares, La vuelta a Europa en avión, La bolchevique enamorada, Lo que ha quedado del Imperio de los zares, El maestro Juan Martínez que estaba allí, Juan Belmonte, matador de toros, A sangre y fuego y La agonía de Francia.

La puesta de largo de la Obra completa tuvo lugar este jueves en la Diputación de Sevilla, que fue pionera de la mano de María Isabel Cintas y del entonces director de la Fundación Luis Cernuda, Alberto Marina, en dar a conocer al gran periodista en el 50 aniversario de su muerte en Londres. Así lo recordó su presidente, Fernando Rodríguez Villalobos, que destacó que Chaves Nogales "estuvo proscrito por todos: silenciado por el régimen franquista y olvidado por la progresía por ejercer su labor desde una equidistancia intelectual" que él comparó -siguiendo las tesis de Andrés Trapiello- con la de Unamuno. "Ante la estrechez de miras de los nuevos radicalismos, Europa sigue necesitando de la voz alta y clara de Chaves contra la sinrazón y la barbarie", añadió.

Presentación de la 'Obra completa' en Diputación. Presentación de la 'Obra completa' en Diputación.

Presentación de la 'Obra completa' en Diputación. / José Angel García

El rector de la Universidad de Sevilla, institución que en los últimos años ha organizado diversas exposiciones sobre el Chaves del exilio en Londres -donde falleció en 1944 y permanece enterrado- y Newcastle, expresó a su vez que esta Obra completa "nos trae la fuerza y la lucidez de sus palabras, su honestidad y su compromiso con la verdad, tan incómoda en sus tiempos y en los nuestros". El recién reelegido Miguel Ángel Castro destacó que esta coedición confirma el valor de estrechar lazos entre instituciones para recuperar la voz "de quien es, en mi opinión, el periodista más importante del siglo XX, alguien imprescindible para entender la realidad europea y española de entonces y ahora".

Como empresa que pilota esta ambiciosa recuperación editorial figura el sello barcelonés Libros del Asteroide que dirige Luis Solano, quien recordó que "hace trece años tuvimos la suerte de reeditar El maestro Juan Martínez que estaba allí y a raíz de esa publicación me pasó una de las cosas más bonitas de mi vida, el conocer y tratar personalmente a doña Pilar Chaves. A partir de esa relación se forjó una complicidad personal y laboral cuyo fruto, en confluencia con la Diputación y la Universidad, son estos cinco volúmenes". "Las Obras completas que editó la Diputación llevaban una década sin estar disponibles y nunca se habían actualizado; un trabajo meritorio y formidable que aquí hay que agradecer al editor, crítico y articulista Ignacio F. Garmendia, y que se ha llevado a cabo íntegramente en Sevilla, la ciudad del autor y donde se han diseñado y maquetado también estos cinco volúmenes que ponen de manifiesto la modernidad de Chaves, cuyos textos nos apelan y ofrecen explicaciones para entender nuestro presente", incidió Solano.

Antony Jones Chaves, en representación de su madre -la única hija superviviente de Chaves, doña Pilar, que cumplió este verano cien años y siguió el acto con emoción por videoconferencia- y de los diez nietos del escritor "dispersos por el mundo", calificó esta vuelta de Chaves Nogales a su ciudad natal como el final gozoso de un viaje preparado por numerosas personas, entre las que destacó sobre todo a Alberto Marina, María Isabel Cintas y Abelardo Linares. "Chaves, que nunca quiso ser protagonista, se encontraría extraño hoy en el centro de la foto. A lo largo de los años mucha gente ha intentado encasillar a mi abuelo y esta edición, hecha con el cariño y la calidad que caracterizan a Luis Solano, es para nosotros esa lápida que le falta a su tumba en Inglaterra y que pueden ver ahora miles de personas en el mundo".

Chaves con los linotipistas en la redacción del 'Heraldo'. Chaves con los linotipistas en la redacción del 'Heraldo'.

Chaves con los linotipistas en la redacción del 'Heraldo'.

La edición de la Obra completa cuenta con dos prólogos, uno dedicado a la vertiente literaria de Chaves Nogales que firma Andrés Trapiello, y otro de Antonio Muñoz Molina donde se analiza su dimensión política. Ambos escritores intervinieron telemáticamente en la presentación y Muñoz Molina comenzó su alocución recordando "la maravilla que supuso descubrir en 1993 aquella primera edición de María Isabel Cintas en unos libros llegados inesperadamente desde una edición institucional, porque uno no suele esperar mucho de las colecciones oficiales". Para Muñoz Molina, "ahora es muy difícil valorar la rareza de una persona como Chaves, que dijera lo que él decía en una época -los años 30- marcada por la ceguera y el fanatismo, porque las opiniones intelectuales estaban volcadas en el descrédito de la democracia y la defensa del comunismo o el fascismo". "Era raro, rarísimo, que alguien en esas circunstancias mantuviera la esencia democrática, que se consideraba algo superado y antiguo. Y Chaves tiene además una visión europea porque ha recorrido Europa entera en avión, ha empleado el teléfono para mandar sus crónicas, ha usado para su trabajo lo que ahora llamamos las nuevas tecnologías y ha visto lo que nadie quería ver, como confirma su retrato de Goebbels, una obra maestra de la literatura y la lucidez política. Chaves no tenía sitio ni en la cultura franquista ni en la antifranquista. Esa fue la causa del olvido y de que lo recuperáramos cincuenta años después con tanto fervor. Ahora al fin su conciencia puede ser comprendida y celebrada". Pero además, puntualizó, esta Obra completa permite celebrar también "esa escritura tan concisa y clara en una época de mucha palabrería y retórica en España y fuera de ella: la obra de Chaves es un monumento literario".

Antonio Muñoz Molina y Andrés Trapiello analizan su dimensión política y literaria

El escritor Andrés Trapiello aprovechó su turno para reflexionar sobre por qué el olvido de un periodista tan notable y conocido en su época habla también de nosotros los españoles como sociedad. "Celebramos hoy la aparición de esta Obra, que si no completa cuenta con más cosas, porque Abelardo Linares sigue con su labor de recuperar por todas partes los vestigios de Chaves. Pero lo cierto es que lo que ha pasado con Chaves habla sobre todo de nosotros", dijo Trapiello, cuyo primer libro prologado para Asteroide fue el delicioso El maestro Juan Martínez que estaba allí, sobre aquel flamenco burgalés al que Chaves entrevistó en París y que había conocido (y bailado) a los blancos y los rojos en la URSS. "Chaves nos habla de un país de exiliados que no era posible, pero también de otro que había decidido reducirle a él a la ignorancia. El prólogo de A sangre y fuego sigue siendo una de las páginas más gloriosas de la literatura española porque cuando la gente está mintiendo descaradamente Chaves no da a torcer su brazo. En esas páginas la gente lee por primera vez cómo se les había mentido sistemáticamente de un lado y de otro, cómo las mentiras de nuestros padres nos habían hurtado los hechos de la guerra civil que él contó de manera sencilla, sin un átomo de retórica, porque la retórica mata la verdad y eso es lo que hace su obra tan actual".

"No ha habido ninguna recuperación de un escritor español tan fulgurante como la de Chaves, que haya pasado así del cero al infinito; quizá sólo Góngora en la poesía tres siglos después", reflexionó Trapiello quien, por último, alabó "el trabajo extraordinario como editor de Garmendia" y le agradeció como lector la recuperación de tantos textos inéditos.

Chaves en Sidi-Ifni como enviado especial de 'Ahora' en 1934. Chaves en Sidi-Ifni como enviado especial de 'Ahora' en 1934.

Chaves en Sidi-Ifni como enviado especial de 'Ahora' en 1934. / Contreras

El aludido fue el encargado de cerrar el turno de intervenciones expresando que "la verdadera causa de que Chaves Nogales esté tan vivo es del propio Chaves, él es el principal responsable de su rescate". Garmendia destacó el trabajo que la periodista Josefina Carabias, discípula de Chaves, hizo en pro de la recuperación de la obra de su maestro en el epílogo de la edición de Alianza de Juan Belmonte, "años antes de que la Universidad de Sevilla recuperara su primer libro La ciudad". Garmendia, que tuvo palabras especialmente elogiosas para sus predecesores en esta titánica tarea -desde Cintas, Linares y Marina a otros como Trapiello o Juan Bonilla-, citó también a quienes, como Xavier Pericay, han resultado muy inspiradores para su trabajo por poner a Chaves a la altura de toda una generación excelente de periodistas que incluye a Camba, Pla, Gaziel, Álvarez del Vayo o Ruano. "Porque, como nos enseñó el profesor José-Carlos Mainer, la Edad de Plata de las letras españolas fue la edad de oro del periodismo", sintetizó Garmendia.

Los inéditos hallados por Rocío López-Palanco y la traducción de 'Las crónicas de la guerra civil' de Yolanda Morató enriquecen esta edición

"Esta Obra completa no es completa porque hay filones de su última etapa, de la que se conoce solo una parte", continuó explicando. A diferencia de la edición anterior de Cintas, en la suya Garmendia ha optado por prescindir del criterio de géneros periodísticos por una nueva ordenación cronológica, y en parte temática de la obra, "que permite resaltar mejor el alcance de sus preocupaciones, desde la Semana Santa a las cuestiones sociales o políticas". El editor recalcó, sobre esta opción, que "la frontera entre la literatura y el periodismo es muy difusa, no es fácil de establecer, y lo que prevalece en Chaves al final es la claridad de su escritura". La actualización de las grafías extranjeras, donde ha contado con la colaboración de especialistas como la arabista Natalia Arce, ha sido importante también con vistas a la posible traducción de los textos a lenguas extranjeras.

El editor Ignacio F. Garmendia. El editor Ignacio F. Garmendia.

El editor Ignacio F. Garmendia. / José Angel García

Se extendió Garmendia, de modo necesario, sobre la cuestión de los sesenta y ocho textos inéditos que incorpora su Obra completa y en este punto resaltó "la labor esencial" de la filóloga Rocío López-Palanco. "No era mi intención ampliar el corpus, solo limpiar y fijar, pero gracias al trabajo de López-Palanco han aparecido inéditos de juventud en la revista España, esenciales para comprender el interés recurrente que tuvo por las cuestiones sociales y que explican su futuro azañismo, así como otros artículos de tema urbanístico, cuentos, crónicas parisinas para el Liberal de Madrid, su única crónica publicada en un periódico español durante la guerra civil o, muy especialmente, el conjunto de treinta y seis crónicas del período de la conocida como Drôle de guerre, la guerra de juguete anterior a la ocupación de París por Hitler, cuando Francia y Alemania todavía no habían contendido". Son colaboraciones con medios de comunicación latinoamericanos entre las que descuellan los textos que escribe entre 1939 y 1940 en Francia para La Marina de Cuba antes de partir hacia su segundo exilio a Londres y donde cuenta, desde el presente, "lo mismo" que recogerá en La agonía de Francia. "Hemos estado a punto de encontrar las crónicas originales que condujeron a la publicación de ese libro", avanzó Garmendia, que también destacó la nueva traducción que ha hecho Yolanda Morató de todo el conjunto de Las crónicas de la guerra civil, "y que constituye uno de los grandes valores de esta edición".

El editor alabó, por último, los "extraordinarios y complementarios" prólogos de Muñoz Molina y Trapiello, "que destacan la vigencia del ideario de Chaves en esta España dividida en la que se echa en falta su limpieza moral pero también la extraordinaria calidad de su escritura, la gracia y la ironía de una prosa única".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios