Cultura

Loriga gana el Alfaguara con una novela literaria y de aire kafkiano

  • 'Rendición', que logra el premio por mayoría, es una narración "sobre la autoridad y la manipulación colectiva"

Ray Loriga, ayer. Ray Loriga, ayer.

Ray Loriga, ayer. / efe

El escritor madrileño Ray Loriga ganó este miércoles la 20ª edición del premio Alfaguara de novela por Rendición, una historia muy literaria, "kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva", según el fallo del jurado de este galardón dotado con 165.000 euros.

Elena Poniatowska, presidenta del jurado, dio a conocer el premio, concedido por mayoría a esta novela que es "una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y juicio de todos".

"Sin caer en moralismos, a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos", señala el jurado.

La trama de Rendición sorprende a cada página "hasta conducirnos a un final impactante que resuena en el lector tiempo después de cerrar el libro", sostiene el jurado.

Loriga, tras conocer el fallo del jurado, hizo presencia en el acto, destacó la limpieza de este premio, en el que él ya actuó como jurado, y aseguró que el galardón le devolvía a sus lecturas.

"Yo no sería lo que soy sin Juan Rulfo", destacó el autor madrileño, que se presentó al certamen bajo el pseudónimo Sebastiánn Verón y con la novela Victoria, y que subrayó la riqueza de la lengua común con Latinoamérica y su riqueza.

Sobre el contenido de su novela, relacionada por uno de los miembros del jurado, Andrés Neuman, con la "picaresca" y la "ciencia ficción", Loriga explicó que el libro habla de lo que le pasa al ser humano cuando cambian sus circunstancias. "¿Qué pasa cuando nos quitan las flores del jardín, cuando las flores se han ido y te preguntas qué es lo que ha pasado?", indicó el autor, que quiso hablar del efecto de la empatía.

El escritor explicó que no se trata de una "metáfora política concreta", sino una pequeña mirada ante los cambios del mundo y cómo afectan a las personas. "Cada día es un cambio, con las tecnologías, las nuevas y las viejas ideas, cómo la vida es otra respecto a la que habíamos concebido y cómo nos movemos en esas situaciones de anhelo o pérdida", añadió.

Un narrador sin nombre es el que protagoniza esta novela, porque Loriga tiene la manía de no poner nombre a sus personajes literarios, un hombre que tiene hijos que luchan en una guerra, no se sabe cuál, y que adopta a un niño refugiado, siendo él mismo refugiado.

"Es una novela de retrofuturo, con un presente que podría ser este y que avisa de cómo podría ser el futuro siguiente", recalcó.

Uno de los temas no literarios que se abordaron en el acto fue el "despeinado" que lucía el premiado, después de que la presidenta del jurado, que como mexicana le agradeció la mención hecha a Juan Rulfo, aludiera a su aspecto.

Loriga (Madrid, 1967), novelista, guionista y director de cine, es autor de las novelas Lo peor de todo (1992), Héroes (1993), Caídos del cielo (1995), Tokio ya no nos quiere (1999), Trífero (2000 y 2014), El hombre que inventó Manhattan (2004), Ya sólo habla de amor (2008), Sombrero y Mississippi (2010), El bebedor de lágrimas (2011) y Za Za, emperador de Ibiza (2014), así como varios libros de relatos.

Su obra literaria, traducida a 14 idiomas, es una de las mejor valoradas por la crítica nacional e internacional.

Como guionista de cine ha colaborado, entre otros, con Pedro Almodóvar y Carlos Saura y ha dirigido las películas La pistola de mi hermano, adaptación de su novela Caídos del cielo, y Teresa, el cuerpo de Cristo.

El jurado del premio Alfaguara, uno de los mejor dotados de la literatura en castellano, ha estado integrado por Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin, Eva Cosculluela, Juan Cruz y Pilar Reyes.

A esta edición del premio se han presentado 665 manuscritos en castellano, de ellos 205 desde España, 107 desde Argentina y 91 desde México.

Al galardón, que incluye la publicación de la novela ganadora en todo el territorio de habla hispana y una escultura de Martín Chirino, han concurrido también 50 originales desde Colombia, 48 desde Estados Unidos, 23 desde Chile, 21 desde Perú y 20 desde Uruguay.

El argentino Eduardo Sacheri, con La noche de la Usina, fue el ganador de la edición del pasado año del premio Alfaguara, sello fundado en 1964 y que forma parte de Penguin Random House Grupo Editorial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios