Un referente en las dos orillas

Páginas de Espuma gana el Premio Nacional a la Labor Editorial Cultural

  • El galardón del Ministerio de Cultura, que tiene carácter honorífico, reconoce la atención especial al cuento del sello fundado hace ahora 20 años

Encarnación Molina y Juan Casamayor, fundadores del sello. Encarnación Molina y Juan Casamayor, fundadores del sello.

Encarnación Molina y Juan Casamayor, fundadores del sello.

Páginas de Espuma ha obtenido el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural correspondiente al año 2019 que otorga el Ministerio de Cultura y Deporte, "por sus 20 años de dedicación constante e independiente a la mejor literatura, su atención especial al ámbito del cuento, y por cultivar el vínculo entre las dos orillas del Atlántico". Además, el jurado valoró también "el fomento de la lectura en el entorno escolar y su empeño en poner al alcance de los lectores y lectoras la obra completa de cuentistas universales". Este premio tiene por objeto distinguir el conjunto de la labor editorial de una persona física o jurídica que haya destacado por su aportación sobresaliente e innovadora a la vida cultural española. Tiene carácter honorífico y, por ello, carece de dotación económica. 

Desde su fundación, en 1999, Páginas de Espuma ha construido un catálogo de 800 títulos que combina escritores clásicos junto a escritores actuales, autores españoles y autores americanos, talentos consagrados y talentos noveles, con nombres como Balzac, Pessoa, Schwob o Zola, y contemporáneos consolidados como Arturo Uslar Pietri, Medardo Fraile o Javier Tomeo. En su catálogo de narraciones cortas se encuentran clásicos de la literatura universal que han sido recuperados como los cuentos completos de E. A. Poe traducidos por Julio Cortázar y prologados por Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa; los cuentos completos de Guy de Maupassant a cargo del doble Premio Nacional de Traducción, Mauro Armiño; la narrativa breve completa de Chéjov; y nombres indiscutibles del cuento actual en castellano.

Precisamente, en su labor a favor del cuento hay que mencionar las antologías de la colección Narrativa Breve; las selecciones reunidas en la serie Pequeñas Resistencias, que han situado generacional y geográficamente a decenas de escritores a ambas orillas del Atlántico; la antología sobre el microrrelato Por favor, sea breve; y las minificciones completas de Juan Pedro Aparicio, José María Merino y Ana María Shua. La editorial tiene asimismo una línea ilustrada y una de no ficción.

Este Premio se concedió por primera vez en el año 1994 a las editoriales Tusquets y Anagrama. En años sucesivos han sido galardonadas Hiperión, Alianza, Gredos, Cátedra, Pre-Textos, Castalia, Visor, Trotta, Biblioteca Nueva, Valdemar, El Acantilado y Quaderns Crema (Jaume Vallcorba), Renacimiento, Edi2003, Siruela, Sígueme, Galaxia/Círculo de Lectores, Crítica, las Siete Editoriales del Proyecto Contexto, Gadir, Marcial Pons, Alba, Akal, Salamandra, Libros del Zorro Rojo, Kalandraka, Turner, Trea, Antonio Machado Libros, Kairós, Austral y Media Vaca.

Tras conocerse el premio, Juan Casamayor ha resaltado en declaraciones a Europa Press el "futuro enorme" del libro y las cifras de lectura, también entre los jóvenes. "Las cifras de lectura están ahí y, pese a lo que se diga, las nuevas generaciones se suman a la lectura", ha señalado el editor, que junto a Encarnación Molina fundó Páginas de Espuma en 1999. En estos 20 años de existencia "también ha crecido la comunidad lectora del cuento", a diferencia del momento en el que nació el sello, cuando ocuparon un nicho de mercado sin editoriales especializadas. "Desde entonces, el sector ha experimentado una explosión de editoriales independientes, pero también los grandes grupos, como Lumen o Alfaguara, han apostado de manera decidida por el relato corto".

Por todo ello, Casamayor es "optimista" y afirma que, como aragonés, es "muy cabezota". "En esta vorágine de nuevas tecnologías y nuevas formas de leer, de consumir y de adquirir un libro siempre habrá alguien que quiera contar y escuchar una historia, y en medio siempre estará la figura del editor". En cuanto al apoyo de la administración, cree que "es urgente, y caso de UCI", el apoyo a las librerías, porque son un "índice" del estado de un país y un "pulmón de la cultura de la diversidad". Además, desea una política más fuerte de bibliotecas. "La adquisición por parte de las administraciones para fondos de bibliotecas tendría que ser uno de los principales capítulos a tener en cuenta en el apartado cultural".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios