adelanto editorial

El intelectual sin equipaje

  • La Fundación Francisco Ayala publica una extensa entrevista del escritor granadino con Miguel Fernández-Braso que permanecía inédita desde 1970.

Francisco Ayala, en su despacho de la Universidad de Princeton, en 1966. Francisco Ayala, en su despacho de la Universidad de Princeton, en 1966.

Francisco Ayala, en su despacho de la Universidad de Princeton, en 1966.

"Fondo y forma en literatura son la misma cosa; es decir, que el fondo es la forma, porque el mismo material puede ser una noticia de periódico o puede ser una conversación sin ningún mérito literario, o puede ser una obra de arte. Si una madrastra se enamora de su hijastro y luego lo calumnia, eso puede ser un chisme de vecindad, pero puede ser también Fedra". Es una de las reflexiones que se agolpan en Una conversarción literaria (Madrid, 1970), que publica Cuadernos de la Fundación Ayala y que recoge una extensa entrevista del granadino con el cronista cultural Miguel Fernández-Braso. En junio de 1969 publicó una entrevista con Francisco Ayala con un título que preludiaba el espíritu de la casi inminente Transición: Francisco Ayala, exiliado sin ira. El escritor granadino era ya un intelectual de prestigio, exiliado desde 1939 pero consciente de que se avecinaba el momento de normalizar su relación con los lectores españoles, después de décadas de desinformación y ocultación de su obra.

A raíz de la mencionada entrevista, ambos coincidieron en la conveniencia de ampliar el retrato público de Ayala profundizando en sus opiniones e hilvanando recuerdos sobre acontecimientos y personalidades que a su vez no gozaban aún de reconocimiento oficial. Durante uno de sus viajes a Madrid, en los primeros meses de 1970, Ayala y Fernández-Braso grabaron diferentes diálogos con la idea de publicar una extensa conversación literaria. El proyecto quedó truncado, pero Fernández-Braso conservó una copia de la transcripción de esas charlas hasta que 45 años después, en 2015, la donó a la Fundación Francisco Ayala. El punto de partida de este libro era un original con abundantes correcciones de todo tipo realizadas en su día por Ayala, que se han incorporado a la edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios