Fútbol / Liga SmartBank

El bienvenido es esta vez ‘míster Turki’

  • El empresario saudí cumplió ayer 38 años y se regaló por anticipado la propiedad de la Unión Deportiva Almería

Turki Al-Sheikh, con la camiseta del Almería. Turki Al-Sheikh, con la camiseta del Almería.

Turki Al-Sheikh, con la camiseta del Almería. / Ricardo García

Turki Al-Sheikh cumplió ayer 38 años y su regalo, por anticipado, fue un club de fútbol profesional del siempre reputado balompié español. Después de moverse por Almería durante un par de días, muchos momentos enfundado con la camiseta rojiblanca de la Unión Deportiva, es el nuevo propietario de la sociedad anónima tras pagar, según se baraja, unos 20 millones de euros por las acciones que poseía Alfonso García, un empresario murciano que desembarcó en el Almería hace 16 temporadas y que fue capaz de gobernar la época dorada del club, incluido el paso por la Primera División.

Pero el fútbol de las sociedades anónimas tiene estas cosas y de un día para otro se producen movimientos convulsos. Es tan sencillo como el poder del dinero. Un día Al-Thani es el maná en Málaga y es capaz de conducir a la entidad hasta las puertas de unas semifinales de la Liga de Campeones y otros días lo lleva a una protesta social debido a que LaLiga le prohíbe incluso hacer movimientos en el mercado ante sus problemas económicos para equilibrar las cuentas.

También sucedió en Santander, en dos ocasiones además, con Dmitri Piterman, un estadounidense de origen ucraniano, y con el indio Ahsan Ali Syed. Ambos también fueron recibidos como verdaderos manás caídos del cielo y poco más o menos salieron huyendo de la ciudad cántabra dejando al Racing en la más absoluta miseria y en Segunda B. Aunque los resultados positivos han sido infinitamente mejores, sobre todo tras la llegada de Mateo Alemany a la dirección deportiva, el último caso también ha sido el Valencia, con el caso de Peter Lim, un multimillonario de Singapur que adquirió la entidad y que la condujo a una deriva que sólo pudo ser reconducida por el dirigente balear en compañía de Marcelino García Toral. Ambos han estado a punto de salir durante el presente verano por desavenencias con el dueño, pero esta misma semana se escenificaba la paz tras un viaje de Alemany hasta Singapur.

Son antecedentes que podrían conducir hasta la inquietud, pero la realidad del fútbol mercantilizado es ésa. Los sentimientos quedan a un lado para que se imponga con rotundidad el dinero, la compra de las acciones y a partir de ahí ya todo dependerá del objetivo del dueño y de los negocios que pueda ir sacando de manera paralela. También hay ejemplos en positivo, por supuesto que sí, y ahí está el caso de Roman Abramovich en el Chelsea, ya longevo y con éxitos, o los dueños norteamericanos del Liverpool, que han sido capaces de reconducir la situación a pesar de algunas críticas y de llevar a los Reds hasta el título de la última Liga de Campeones.

Turki Al-Sheikh era el dueño del equipo egipcio Pyramids y estuvo interesado en el Granada y el Amiens

Pero, volviendo al caso del Almería, ¿quién es el nuevo dueño que ha sido capaz de invertir ese dinero en la entidad rojiblanca? Un perfil publicado el pasado viernes en El Diario de Almería trataba de describir a este nuevo mecenas del fútbol español. Turki bin Abdulmohsen bin Abdul Latif Al-Sheikh es asesor en la Corte Real de Arabia Saudí bajo el rango de Ministro y hace apenas una semana ya estuvo interesado en la compra del Granada CF, recién ascendido a Primera División, así como del Amiens francés, también de la máxima categoría gala.

El inversionista que está detrás de la compra del Almería preside la Autoridad General saudí para Entretenimiento. Se graduó en el King Fahad Security College en 2001 con una licenciatura en Ciencias de la Seguridad.

Atesora premios a la personalidad deportiva árabe más influyente durante la 12ª Conferencia Internacional de Deportes de Dubái del año 2017, el Mohammed bin Rashid a la Personalidad Deportiva Árabe (2018) y de la Cultura Deportiva Árabe en 2017. Además, es presidente de la Federación Islámica de Deportes Solidarios (ISSF) y fue dueño del equipo egipcio Pyramids FC.

Precisamente su gestión al frente del conjunto de Asiut ha generado controversia en los últimos meses. Según una información firmada por Seif Soliman en el portal web kingfut.com, en junio de 2018 compró el club Assiouty Sport y pasó a llamarse Pyramids FC, con Al-Sheikh convirtiéndose en el nuevo propietario.

El club firmó una serie de jugadores de alto perfil y luego se aseguró un lugar entre los tres primeros en la Premier League egipcia, pero en una publicación en su Facebook durante el pasado mes de junio, al más puro estilo Al-Thani en el Málaga, dejaba caer que iba a dejar la propiedad del Pyramids: “Entraré en una nueva experiencia y la llamaré ‘Al Assiouty parte dos’, pero en otro lugar y tiempo”.

Según dicho artículo, en febrero vendió el club a un inversionista emiratí, antes de restaurar su participación en la propiedad de la entidad egipcia sólo dos días después.

Su primera decisión fue cambiar al entrenador y poner al portugués Pedro Emanuel en lugar del actual

Capaz de fotografiarse al lado del actual mandamás de la FIFA, Gianni Infantino, son los antecedentes de un hombre que no ha tardado mucho en tomar decisiones radicales en el Almería. Mientras su antecesor, Alfonso García, pedía paciencia en su despedida, el desembarco, casi con la camiseta puesta aún, era radical y contundente. “El proyecto es ambicioso y no se puede hacer en horas”, decía Alfonso García. Hasta ahí la prudencia, ayer mismo ya se hacía oficial que el actual entrenador, Óscar Fernández, llegado este verano al banquillo almeriense, dejaba su puesto al portugués Pedro Emanuel, un hombre de 44 años que fue segundo de Villas-Boas en el Oporto y que había dirigido recientemente al Al-Taawoun de Arabia Saudí.

Con la llegada del jeque árabe también arriba el argentino Darío Drudi, que trabajó con Marcelino en el Villarreal. Con 32 años, parece que tendrá el poder deportivo dentro de la entidad y habrá que ver los cambios que se producen dentro de la plantilla. La responsabilidad de la gestión, mientras, parece destinada a Mohamed El Assy, mano derecha de Al Sheikh y que ha sido nombrado como nuevo director general.

Son las consecuencias de este fuerte viento de cambio que agitó a la Unión Deportiva Almería. En teoría, el proyecto deportivo es ambicioso, el tiempo se encargará de discernir si este bienvenido, míster Turki tiene un final mejor que la entrañable película de Luis García Berlanga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios