Europeo de Balonmano 2020

España, a por Tokio y un sitio en la historia

  • Los 'Hispanos' defienden el título conquistado en 2018

Adriá Figueras, rodeado de rivales de Rusia, durante el último partido amistoso de preparación disputado por España. Adriá Figueras, rodeado de rivales de Rusia, durante el último partido amistoso de preparación disputado por España.

Adriá Figueras, rodeado de rivales de Rusia, durante el último partido amistoso de preparación disputado por España. / román g. aguilera/ efe

España buscará el más difícil todavía y tratará de revalidar desde mañana la corona continental que conquistó hace dos años en Croacia, algo que sólo ha logrado Suecia, que de la mano de los legendarios Bengan Boys encadenó los títulos de 1998, 2000 y 2002. Un titánico reto que, además de garantizar un lugar en la historia, aseguraría a los de Jordi Ribera su presencia en los Juegos de Tokio, objetivo prioritario tras quedarse fuera de los Juegos de Río de 2016.

Para ello, el equipo español volverá a apostar por el elaborado juego ofensivo basado en la inteligencia y la creatividad que ha convertido a España en una singularidad dentro del panorama internacional en tiempos de predominio del factor físico. Una manera propia de entender este deporte que se sustenta en el talento de jugadores como el central Raúl Entrerríos, que en su temporada de despedida acude al Europeo de Suecia, Austria y Noruega dispuesto a dar una nueva lección sobre cómo se debe dirigir a un equipo.

Pero si en algo se asientan las opciones de victoria de los Hispanos es en su fortaleza defensiva, la parcela del juego en la que más se nota el trabajo de Jordi Ribera. Sin renunciar a la clásica defensa 6-0, la variante 5-1, cada vez más consolidada, dota al conjunto de una amplia gama de recursos.

Al margen de los engorrosos desplazamientos que le llevarán a recorrerse media Europa, España tendrá un amable camino para acceder a las semifinales. Ni Letonia, pese a la presencia del temible Dainis Kristopans, ni los Países Bajos, dos debutantes en la fase final de un Europeo, parecen en disposición de poder impedir la clasificación para la segunda fase. Una ronda a la que los de Ribera intentarán acceder con pleno de puntos, para lo cual deben derrotar a Alemania el próximo 11 de enero en Trondheim . Y es que sólo Croacia, que les aguardaría en la segunda fase a disputar en Viena, parece en condiciones de pelear de tú a tú con españoles y germanos por un puesto en las semifinales. Todo lo contrario de lo que ocurre en la otra parte del cuadro, donde Dinamarca, Francia, Suecia y Noruega dirimirán una intensa batalla por las plazas de semifinalista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios