tenis

Roland Garros se reajusta

  • El torneo, cuyo inicio se reprogramó para el 20 de septiembre, podría retrasarse una semana más

  • La idea es que haya público, aunque limitado

Rafael Nadal muerde el trofeo conquistado en la edición de Roland Garros del pasado año. Rafael Nadal muerde el trofeo conquistado en la edición de Roland Garros del pasado año.

Rafael Nadal muerde el trofeo conquistado en la edición de Roland Garros del pasado año. / SRDJAN SUKI / efe

El torneo de Roland Garros, retrasado del 20 de septiembre al 4 de octubre, podría comenzar una semana más tarde, después de que el presidente de la Federación Italiana de Tenis, Angelo Binaghi, sugiriese que el torneo de Roma se celebraría en septiembre.

"Creo que, salvo grandes trastornos, vamos a reorganizar los Internacionales de Italia en septiembre, entre mediados y finales de mes", dijo Binaghi. "Me dicen, especialmente los romanos, que es una temporada extraordinaria y el mejor momento para jugar al tenis", añadió.

Esta reprogramación del Masters 1.000 de Roma, que figuraba del 10 al 17 de mayo en el Foro Itálico, y que fue cancelado en su momento, podría inducir a los directivos del Grand Slam francés a cambiar de nuevo sus fechas del torneo, que originalmente estaba previsto entre del 24 de mayo al 7 de junio.

Roland Garros se convirtió entonces en uno de lo primeros eventos de tenis que se reprogramaban, una decisión que provocó algunas críticas por parte de los jugadores que acusaban al organismo francés de falta de comunicación y de no haber contado con ellos para tomarla. Estas nuevas fechas, del 20 de septiembre al 4 de octubre, daban a los tenistas sólo una semana para prepararse para el Abierto de Francia tras participar en el Abierto de Estados Unidos, que todavía está programado del 24 de agosto al 13 de septiembre en Nueva York.

Esta próxima semana, la Federación de Tenis de Estados Unidos tiene que comunicar el futuro de la gira americana sobre pista dura, los denominados US Open Series, que agrupan a los torneos de Washington, Toronto, Cincinnati y Winston Salem, antesala del US Open. Pero tras las palabras de Binaghi trasladando el torneo romano a septiembre, Roland Garros podría retrasar su fecha de inicio al 27 de ese mes y así los jugadores tendrían dos semanas, y no una, para pasar del US Open en pista dura al Abierto de Francia sobre polvo de ladrillo.

No obstante, el fantasma de que estos tres torneos se disputen sin público planea en el horizonte. Michael Dowse, director ejecutivo de la Asociación de Tenis de Estados Unidos, ya admitió recientemente que era "ciertamente posible" que el torneo norteamericano lo hiciera. Incluso existe la posibilidad de que el torneo se traslade de las pistas de Nueva York a las de Indian Wells, Masters 1.000 cancelado en marzo.

Respecto a Roland Garros, al principio se planteó esa posibilidad, aunque la semana pasada Bernard Giudicelli, presidente de la Federación de Tenis de Francia (FFT), dejó clara su intención: "Debo informarles que hemos logrado evitar lo peor: la cancelación del torneo. Debimos postergarlo por algunos meses, pero aquí estamos y es un alivio. Nos encaminamos a disputarlo con una cantidad de espectadores acotada, pero con público", explicó el directivo dando claras muestras de su propósito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios