fútbol

En el banquillo... de los acusados

  • De Cristiano Ronaldo a Messi o Modric, de Raúl Bravo a Aranda, son muchos los casos de personalidades del fútbol que han respondido ante la Justicia o están pendientes de juicio

Cristiano Ronaldo, a la salida de la Audiencia Nacional tras su acuerdo con la Fiscalía el pasado enero. Cristiano Ronaldo, a la salida de la Audiencia Nacional tras su acuerdo con la Fiscalía el pasado enero.

Cristiano Ronaldo, a la salida de la Audiencia Nacional tras su acuerdo con la Fiscalía el pasado enero. / javier lizón / efe

Ronaldo, Messi, Modric... Muchos jugadores han pasado por el banquillo de los acusados por evadir impuestos. Pero los problemas con Hacienda son solamente la punta del iceberg de la tormentosa relación entre la Justicia y el fútbol, que en los últimos meses ha destapado supuestas tramas de amaños y corrupción.

Los delanteros de la Juventus y del Barça y el actual Balón de Oro forman parte del club de futbolistas con multas millonarias a sus espaldas; otros como Xabi Alonso están pendientes de juicio, y otros como Raúl Bravo y Carlos Aranda, o como Juanma López y Manuel Aguilar, tienen una larga investigación en el horizonte. El último de tan ilustre lista es una leyenda del Real Madrid, Raúl González.

Sus casos son ejemplos de cómo el mundo del fútbol también ha tenido (o tendrá) que rendir cuentas ante la Justicia. Aunque los motivos a veces son bien diferentes. La casuística es amplia.

líos con hacienda

La lista es larga y en la cúspide están algunos de las estrellas más mediáticas del planeta fútbol: Cristiano Ronaldo, Messi, Marcelo, Mourinho, Di María, Modric, Carvalho, Piqué, Mascherano, Alexis y Falcao.

El modus operandi es el mismo, articulado en torno a estructuras societarias en el extranjero creadas para ocultar al fisco las rentas generadas en España por los derechos de imagen.

Y la respuesta jurídica también. Un acuerdo entre jugador, Fiscalía y Hacienda mediante el que se declaran culpables y pagan una millonada para evitar el ingreso en prisión.

Se da la circunstancia de que los dos iconos de la última década fueron los más reacios a claudicar. Messi fue a juicio acusando a sus asesores y Cristiano lo negó todo aunque luego entonó el mea culpa, porque el "Hacienda somos todos" cala hondo en estas causas.

Xabi Alonso es el rara avis. El único que se resiste a caer y que irá a juicio el 11 de octubre con todas las consecuencias, pues a diferencia de Messi, a quien la Fiscalía no acusó -lo hizo la Abogacía-, el donostiarra se enfrenta a cinco años de cárcel.

Y así, la extensa nómina de investigaciones por fraude no cesa. El pasado julio una operación policial situó en el centro de la diana al fondo de inversión Doyen Sports, actualmente investigado por la Audiencia Nacional. Juanma López, ex jugador del Atlético y representante de futbolistas, y Mariano Aguilar, que jugó en el filial del club rojiblanco, son dos de los principales imputados.

el fichaje de neymar

Un asunto que trae cola. Lo llevó la Audiencia Nacional en dos partes que fueron remitidas a Barcelona. La primera, por un supuesto fraude de 13 millones de euros en el fichaje y en la que no estaba investigado el delantero brasileño, se saldó con un acuerdo entre el club, la Fiscalía y la Abogacía: el Barça admitió dos delitos contra Hacienda y pagó una multa de 5,5 millones.

A cambio, el presidente del club, Josep Maria Bartomeu, y su antecesor, Sandro Rosell (se le pedían entre 2 y 7 años de cárcel) quedaron exonerados. Pero el caso Neymar 2, por corrupción y estafa en el fichaje, sigue. La Fiscalía pide 2 años de prisión y 10 millones de multa para Neymar, y 5 años para Rosell, los mismos que la acusación particular pide a Bartomeu. Rosell estuvo casi dos años en prisión preventiva mientras se investigaba si blanqueó 20 millones de euros de la Confederación Brasileña de Fútbol y se quedó con 6,5. Fue absuelto en virtud del principio "in dubio pro reo".

los amaños de partidos

El último golpe fue el de la Operación Oikos: varios técnicos y jugadores -en activo y retirados-, detenidos; entre ellos, los ex madridistas Raúl Bravo y Carlos Aranda, en una investigación que podría salpicar a Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, por unas subvenciones al Huesca.

Investigados por pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa, se los relaciona con presuntos amaños de partidos como el Huesca-Nástic (0-1) de la temporada anterior (que disparó las apuestas 14 veces más de lo normal) y el Valladolid-Valencia (0-2) de esta última.

A Oikos se suman otras operaciones como Pizarro, de 2018, con 31 detenidos por forzar amaños en encuentros de Segunda División B y Tercera, y Cortés, que siguió a la anterior, con 21 arrestados.

Y a la espera de juicio, en Valencia, está el amaño del Levante-Zaragoza en 2011, con 36 futbolistas acusados, para quienes piden 2 años de prisión y la inhabilitación de varios exdirectivos.

Quique pina y raúl

Por la Operación Líbero, 17 días estuvo en prisión el representante de jugadores y expresidente de varios clubes Quique Pina, que ahora está a las puertas de juicio por presuntamente haber evadido 2,8 millones de euros; y por el "vaciamiento casi total" de su patrimonio.

Paralelamente, Raúl González, icono del Real Madrid, actual entrenador del Castilla, está a un paso del banquillo. Se lo acusa de vaciar una de sus empresas para eludir el pago de una deuda de 7,1 millones, de manera que podría enfrentarse a entre uno y cuatro años de prisión por un delito económico de insolvencia punible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios