Deportes

Asesinan a tiros al presidente del fútbol y al dirigente del COI de Somalia

La tragedia no deja de golpear el frágil alma deportiva de Somalia, que arrasada por décadas de conflicto sufrió un nuevo impacto con la muerte de dos de sus máximos líderes en el deporte.

Aden Yabarow Wiish, presidente del Comité Olímpico de Somalia, encabezaba los esfuerzos para llevar a un pequeño equipo de deportistas a los Juegos de Londres, que comienzan el 27 de julio. No podrá hacerlo, porque Yabarow Wiish, así como el presidente de la Federación Somalí de Fútbol, Said Mohamed Nur, figura entre los siete muertos en el atentado suicida sucedido en el Teatro Nacional de Mogadiscio.

El grupo islamista Al Shabaab reivindicó el atentado, que se inscribe en una lógica: tras sufrir retrocesos en una insurgencia que data ya de cinco años, viene incrementando los atentados suicidas con bomba en la capital del país.

Durante 2011 y en las zonas bajo su control, Al Shabaab prohibió ver y jugar al fútbol, un deporte al que considera una actividad occidental. E iban en serio: muchas personas fueron asesinadas por ver eventos deportivos en televisión, y jóvenes fueron detenidos por jugar al fútbol.

El secretario general de la federación nacional de fútbol y un equipo del seleccionado fueron heridos por un coche bomba en octubre en Mogadiscio, mientras que un jugador Sub 20 fue muerto en una explosión mientras regresaba de un entrenamiento a principios de este año.

El presidente del COI, Jacques Rogge, y el de la FIFA, Joseph Blatter, se confesaron en estado de 'shock' por las muertes. "El COI está en 'shock", dijo Rogge. Y Blatter coincidió: "Estoy impresionado al haber sabido del ataque que se llevó la vida de varias personas en Mogadiscio". "Los conocía a los dos personalmente y sólo puedo decir buenas cosas acerca de sus esfuerzos sin descanso por promover el deporte y el fútbol en sus países. Los extrañaremos dolorosamente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios