Deportes

El Barça tumba al anfitrión

  • La mejor versión de Navarro llevó a los azulgrana a su cuarta final consecutiva, hoy ante el Valencia Basket (19:00) Un parcial de 0-14 en el último cuarto sentenció al Baskonia

El regreso del mejor Navarro fue clave para que el Barcelona, que había llegado a la Copa entre dudas por su por rendimiento en la Liga y por el lado difícil del cuadro, se clasificase para la final tras batir en semifinales al Caja Laboral (69-80), anfitrión del torneo, después de haber hecho lo propio con el Madrid, en cuartos, el jueves. Aunque la actuación del capitán azulgrana (20 puntos y 18 de valoración) distó de otras más espectaculares, fue determinante para doblegar a un Baskonia que remó hasta morir en la orilla, cuando a los locales les pesó la presión.

El partido de los de Xavi Pascual fue más colectivo que otras veces, aunque sun hombres importantes, Navarro y Lorbek (12 puntos) en este caso, aparecieron cuando se les esperaba: en el último cuarto, después de que los vitorianos dominaran el marcador, sin llegar a romper el choque, durante casi 30 minutos. El Caja Laboral se atascó al inicio del cuarto periodo y cinco minutos sin anotar y un parcial de 0-14 lo apearon de su Copa.

A pesar del 0-2 inicial que anotó Tomic y dos empates posteriores (5-5, 7-7), el primer cuarto fue del conjunto vasco. Reaccionó el Barça en el segundo acto, pero la entrada de Pleiss solventó el mal momento por el que pasaba su equipo (28-31) y le devolvió la iniciativa con siete puntos seguidos y un 9-1 que puso un 37-32 al marcador. Nada cambió a la vuelta de vestuarios y el guión se mantuvo igual. Los dos conjuntos funcionaban a rachas y con un 0-7 el Barcelona tomó una mínima renta (39-42). Pero volvió a no pasar de ahí ante la reacción de los locales, que con dos triples seguidos de Heurtel y San Emeterio se colocaron cuatro puntos arriba (53-49) para cerrar el tercer cuarto (57-55) por delante.

En el arranque del tramo decisivo se repitió lo sucedido diez minutos antes, pero elevado exponencialmente. En esa ocasión el parcial visitante fue demoledor. Un 0-14 que dio 12 puntos de ventaja (57-69) al Barcelona en cinco minutos mágicos en el tiro. Especial mención tuvo es ese tiempo Rabaseda con un triple y un espectacular mate que rompían el choque. Trató de reaccionar el Caja Laboral con un triple de Heurtel, pero otro de Lorbek cortó la respiración del Buesa Arena, que empezaba a sentir cómo se le escapaba la final (60-72). Volvieron a acercarla cinco puntos de pundonor de Heurtel y Nocioni (65-72), pero una genialidad de Navarro, uno de esos triples imposibles, finiquitó el choque a dos minutos del final (65-76).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios