Deportes

El Cádiz B se queda a punto

  • El filial subirá con un empate o si Xerez CD, Ciudad de Lucena o Estrella no ganan

El ascenso a Tercera División está en manos del Cádiz B, bien sujeto pero aún no puede guardarlo como un tesoro que ha tardado dos años en llegar desde el vergonzoso último descenso de 2015. El equipo amarillo hizo ayer los deberes en un Ramón de Carranza que vibró con la segunda parte de los suyos, aunque Xerez Deportivo, Ciudad de Lucena y Estrella San Agustín ganaron sus compromisos y aplazan el salto de categoría del filial. A pesar de la fiesta que se montó sobre el césped y de que el club anunciaba en su web la consecución del ascenso, la realidad es que el Cádiz B necesita sumar un punto o que la próxima jornada Xerez Deportivo, Ciudad de Lucena o Estrella de San Agustín no ganen su encuentro.

El regreso del Cádiz B a la capital tuvo dos caras. Una primera, hasta el descanso, en la que se mostró espeso en la creación y salida del esférico al no estar Javi Pérez tan fino como otras ocasiones. A pesar de esas dudas, Manu Vallejo, Pejiño y Paco Olano -de los mejores ayer en las filas amarillas- gozaron de ocasiones para poner en ventaja a su equipo. Sin embargo, lo hizo La Palma en una acción con un balón al área que Emilio remató casi en boca de gol tras un error en cadena del trabajo defensivo del filial.

A la vuelta de vestuarios el conjunto de Baldomero Hermoso Mere salió más enchufado, consciente de que no podía dar la de arena ante los suyos en la vuelta al Carranza. Manu Vallejo, Paco Olano y Pejiño tiraron del carro para que una internada típica del chiclanero la rematara David Toro. Casi sin tiempo para celebraciones, Pejiño hizo una diablura para zafarse de varios adversarios y colocar el esférico lejos del alcance de Rafa Garrido. Golazo.

La remontada era una realidad pero el filial no levantaba el pie y Manu Vallejo y Pejiño mataron un partido que deja el ascenso a la vuelta de la esquina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios