Deportes

Casuco en su estado más puro

  • Mensaje El técnico xerecista se siente respaldado por sus jugadores y niega que existan problemas Seguro Defiende su relación con el grupo pero afirma que el partido ante Las Palmas dejó secuelas

El Xerez Deportivo afronta mañana en Chapín frente al Numancia un partido tremendamente importante de cara a su futuro y sus aspiraciones de escalar posiciones para huir del descenso y la semana ha estado marcada por las reuniones entre jugadores y dirigentes, futbolistas y técnicos y hasta de los técnicos entre ellos para unir esfuerzos.

Y es que durante las últimas fechas se han cuestionado las relaciones de un sector de la plantilla con el entrenador y Casuco ha tenido que sacar la muleta y tirar de diplomacia para aclarar la situación. Él mejor que nadie sabe que no está el horno para demasiados bollos y que tampoco es el momento de lavar los trapos sucios fuera de casa.

El entrenador azulino quiso dejar zanjadas una serie de cuestiones que para él son totalmente infundadas y que no merecen demasiados comentarios. Defendió la lealtad de su plantilla, el compromiso por parte de todos y reiteró que se siente totalmente respaldado tanto por el vestuario como por el consejo de administración xerecista como por parte de Miguel Ángel Rondán, director deportivo azulino. "Eso es incuestionable, me siento respaldado no al cien por cien, al ciento veinticinco por ciento".

El murciano, de entrada, restó importancia a la reunión que mantuvo ayer con Vicente Moreno, capitán xerecista, y a la que tuvo con el cuerpo técnico al completo el pasado jueves después de entrenar. "Son contactos naturales que creo se deben producir de forma periódica, es algo muy normal. En todas las empresas hay reuniones, los jefes se suelen reunir al menos una vez a la semana o como mínimo una vez al mes y a mí me gusta hacer estas cosas con frecuencia".

"Sabemos -añadió el preparador- la situación que tenemos y no podemos dejar todo al día a día, a la improvisación, sino que tenemos que marcar unas líneas de trabajo en las que todos tenemos que estar implicados. También hablar con los capitanes es normal, ellos transmiten el sentir de la plantilla".

Los jugadores llevaban dos meses sin cobrar hasta la jornada de ayer pero Casuco tiene claro que el tema económico no afecta en el plano deportivo. "Eso no afecta para nada. A todo el mundo le gusta cobrar en su fecha, el Xerez es una empresa y todas intentan pagar en el día pactado pero sabemos que el fútbol tiene otras características y en un momento determinado pues puede haber retrasos, retrasos que son asumibles por parte de los jugadores. No todo el mundo piensa igual y todas las opiniones son respetables pero la situación a día de hoy no influye en el tema deportivo".

La derrota ante Las Palmas de hace tres jornadas tuvo consecuencias muy negativas para el vestuario, que se sintió molesto con el técnico por sus declaraciones tras el encuentro. El técnico reconoce que ese partido "dejó una herida abierta que estamos intentando cicatrizar. De todos modos, aquello nos vino bien, fue una herida tan importante y tan profunda que nos ha servido para que todo lo malo que había dentro saliera. La herida está cicatrizando bien, la victoria de Elche fue clave y ahora todos sabemos cual es el camino".

A la hora de responder a la pregunta directa de cómo eran sus relaciones con la plantilla fue contundente y no quiso dejar margen a la más mínima duda: "Bien, normal, buena, lo garantizo y el que quiera decir otra cosa miente. Alguien ha querido especular con ese tema sin fundamento. En la plantilla hay veinticinco futbolistas y la opinión de uno o de dos no es la opinión del vestuario".

El máximo responsable técnico azulino agregó que "la plantilla sabe lo que hay, conoce la línea que llevamos y sabe cómo hay que trabajar. No he tenido problemas nunca, siempre he tenido muy buenas relaciones con los vestuarios y eso no quiere decir camaradería o compadreo, sólo respeto mutuo y aquí estamos así".

Casuco insistió en la armonía del vestuario. "Si hay un jugador que sale y da una opinión, es la opinión del futbolista, no del vestuario, eso que quede claro, que luego todo se malinterpreta. La gente puede pensar que no hay buena relación y no es cierto. Yo lo que tampoco pretendo es estar en gracia con todo el mundo. Los entrenadores siempre estamos en desventaja porque en una plantilla hay veinticinco y sólo juegan once los domingos".

El preparador del Xerez siempre ha mantenido y ayer lo volvió a asegurar que tiene una de las mejores plantillas de la categoría pero el equipo no acaba de despegar. Esa circunstancia le lleva a "pasarlo mal porque en momentos puntuales no encontramos las razones por las que el equipo no tiene la confianza que debe tener sobre el terreno de juego. En esas reuniones de las que tanto habláis intentamos buscar el cable que nos permita adivinar los motivos por los que la calidad de todos estos futbolistas no sale a relucir en forma de resultados, todo es cuestión de confianza y autoestima como también he comentado en más de una oportunidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios