Tour de Francia

Contador, entre la atención y el debate

  • El madrileño, centro de interés en la presentación de la prueba, no se ve tan favorito y dice que correrá sin pensar en el TAS

Alberto Contador ya ha despertado la expectación y el debate en el Tour de Francia, prueba en la que tratará de confirmar su condición de favorito desde mañana, en medio del debate que genera su cuenta pendiente con el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

De hecho, será una carrera de cuatro semanas para el ciclista español, pues siete días después del final del 24 de julio en París, tres jueces decidirán su futuro y la validez de sus últimos éxitos. Así, no faltará el debate a lo largo y ancho de la ronda gala, cuya organización se siente incómoda por un proceso que no tiene freno desde hace un año y que enfoca al actual líder del pelotón mundial. "Me parecen ridículas las sospechas. Desde principios de temporada nadie ha pasado más controles que yo y, como ha quedado demostrado, sigo ganando. Tengo claro que en este Tour voy a ser el más controlado", respondió Contador a la pregunta del ex ciclista irlandés Paul Kimmage, reconvertido en periodista: "No le hemos oído pronunciarse sobre los casos de dopaje que afectaron en el pasado a los equipos en los que estuvo. ¿Por qué tendríamos que creerle?", dijo Kimmage. "Está muy mal informado, siempre he dicho que estoy contra el dopaje. Para mí hay tolerancia cero. Pero usted puede pensar lo que quiera. Mi postura siempre ha sido de tolerancia cero con el dopaje. Intentaré mantenerme concentrado en la prueba y olvidar todo lo demás", señaló.

Pese a todo, el líder del Saxo Bank reconoció que tiene dudas sobre su posible victoria final, por el hecho de haber disputado el Giro de Italia y porque el recorrido no le es favorable. "Es la primera vez que hago doblete y no sé todavía cómo me voy a encontrar. Además, en otras ediciones ha habido más cronos, recuerdo que en 2007 fueron 120 kilómetros. Ahí puedes marcar más diferencias con los escaladores", aseguró el ganador de las ediciones de 2007, 2009 y 2010, quien, en principio, dice que no será conservador: "Dependerá de cómo vaya la carrera. Si me encuentro con buenas piernas me cuesta mucho frenar. La primera semana será difícil y ya veremos cómo paso la montaña, que es donde se decidirá el Tour", señaló.

Contador tiene claro que antes del TAS se examinará en las carreteras francesas ante los hermanos luxemburgueses Andy y Franck Schleck, el australiano Cadel Evans, el español Samuel Sánchez y el holandés Robert Gesink, entre otros: "Este año habrá más rivales, ya que a los de los últimos años se pueden sumar ciclistas veteranos que han preparado el Tour a conciencia o de jóvenes que pueden dar el salto de calidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios