pepe masegosa. entrenador del xerez deportivo fc

"Dar bajas ha sido duro para Edu y para mí, todos merecían seguir"

  • El técnico sevillano apura sus vacaciones en Asturias y hace un repaso de toda la actualidad de la entidad

  • Agradece el comportamiento "ejemplar" de la plantilla de la pasada temporada y destaca el papel de la afición

"Dar bajas ha sido duro para Edu y para mí, todos merecían seguir" "Dar bajas ha sido duro para Edu y para mí, todos merecían seguir"

"Dar bajas ha sido duro para Edu y para mí, todos merecían seguir"

Montaña, playa, arena, familia, amigos... El descanso del entrenador. Pepe Masegosa recarga las pilas y apura sus últimos días de vacaciones en Asturias. Poco antes de regresar al trabajo al frente del XDFC hace balance del ascenso logrado la pasada temporada, de las bajas, las altas y el futuro que le espera al equipo en su nueva andadura en Tercera División.

El técnico sevillano se muestra ilusionado, lamenta las bajas que tuvo que dar junto al director deportivo y apuesta por una campaña "en la que tendremos que trabajar mucho porque hay que formar un nuevo equipo".

-Parece que fue ayer y han pasado dos meses desde que el equipo ascendió ante el Chiclana CF en Chapín...

-Pues sí. Pero antes de entrar a hablar del ascenso, lo primero que quiero hacer es agradecer, especialmente a todos esos jugadores que no continúan, el esfuerzo que realizaron la pasada temporada. Las decisiones han sido muy duras y complicadas de tomar tanto para Edu Villegas como para mí porque todos merecían seguir. La gente hizo un gran esfuerzo, dando la cara por nosotros y por el equipo y por diferentes circunstancias no podrán continuar. He tenido que hacer un ejercicio de profesionalidad y ser muy fiel con lo que pienso deportivamente, aunque me puedo equivocar, y eso implica que haya tenido que dar algunas bajas. El corazón me pedía lo contrario pero no podía ser. Luego, también han habido motivos por los que algunos jugadores no han querido seguir, como Cuenca, con el que hubo un poco de malentendido al principio. También me preocupaba el caso de Joaqui, que finalmente se logró reconducir, ha aceptado seguir y estoy encantado porque lo quería al principio y lo sigo queriendo ahora. Insisto, mi más sincero agradecimiento y reconocimiento al esfuerzo y a lo que fueron capaces de conseguir los jugadores, que fue el ascenso.

-¿Cómo se afronta realizar una lista de descartes después de un ascenso con tanta autoridad?

-Repito lo que he explicado antes, no fue fácil. Todos los jugadores se merecieron continuar, desde el primero hasta el último, pero dentro de esa toma de decisiones hubo casos más dolorosos por diferentes motivos, unos porque llevaban muchos años en el club, otros porque tenían contrato en vigor, otros porque de aquí puede que no vayan a otro lado, porque tuviesen una participación grande... Los casos de Lebrón y Sergio Iglesias han sido los dos más complicados porque hubo que revertir una situación que estaba ya hecha, se habían ganado su renovación. Todos, si nos ponemos a analizar los casos a nivel individual, han sido dolorosos y nada gratos. Lo único que espero es que les vaya muy bien, Y voy a repetir mil veces el agradecimiento a su comportamiento y a su rendimiento porque mentiría si digo que el rendimiento de los jugadores fue malo, al revés, fue espectacular en todos los sentidos, por eso hicimos los números que hicimos. Los hicimos porque ellos estuvieron muy bien.

-Si el comportamiento y el trabajo de todos los futbolistas fue ejemplar, ¿cómo prescinde de muchos de esos jugadores?

-Por motivos deportivos. El año pasado afrontamos una categoría nueva, con características distintas, y entiendo que hay que buscar otros jugadores, a pesar de que me pueda equivocar, que es evidente que no voy a estar exento del error. Lo hago siempre desde la humildad, desde la apreciación más profunda de ser lo más justo posible. Quiero ser justo con todo y también ser justo con cada uno de los que se sacan el carnet. Tengo que intentar hacerlo lo mejor posible en la parcela deportiva y si para eso tengo que tomar decisiones que son ingratas, que van en contra de mis sentimientos, pues lo tengo que hacer. Para mí es mucho más incómodo tomar este tipo de decisiones que tomar la decisión de renovar a todos porque son jugadores que han dado la cara por mí, por ellos y por el club. El trato de todos los futbolistas conmigo ha sido exquisito, excelente y era más fácil renovarles que no hacerlo pero entonces no sería justo y el Xerez DFC estaría en muy malas manos, esto sería el cortijo de Masegosa si hago eso. Tengo que tomar decisiones, aunque sean dolorosas, e intentar ser lo más justo posible para con la afición y como entrenador. Cada uno intentamos hacerlo lo mejor posible con nuestras ideas.

¿Se valora ahora más el ascenso que en su día con todo lo que ha pasado?

-Los ascensos de los equipos que supuestamente van por encima de la categoría se valoran más después todos. Además, eso suele pasar siempre, con los equipos que están obligados a hacerlo se valoran menos las cosas, se valoran menos las rachas, los números, algunas acciones de juego que puedan ser de superior categoría y toman más valor cuando se echa la vista atrás y llega un traspié. Estoy convencido de que si le preguntas a los que encabezaron el año anterior el proyecto seguro que creen que tiene mérito porque dirán que ellos tenían la misma capacidad, la misma afición, el mismo equipo y no fueron capaces de subir. Y eso no quiere decir que nosotros seamos mejores ni peores, lo único que quiero decir es que esto es muy difícil. Esto quiere decir que vas a un Mundial y las selecciones que parece que no van a hacer nada te ganan un partido y te dejan fuera de la competición. ¿Por qué? Porque esto es fútbol y aquí todo el mundo trabaja, todo el mundo compite, todo el mundo tiene orgullo y todos tienen futbolistas que han jugado en algún lado. Posiblemente con el paso del tiempo se le dé más valor no ya al ascenso, sino a lo que fuimos capaces de hacer en cuanto a victorias consecutivas, a números que sacamos, a las estadísticas.

-¿Cómo valora la plantilla que están configurando?

-Estoy ilusionado, ni contento ni triste y no podemos hablar de objetivos aún, hay que formar un equipo. Llevo mucho tiempo en el fútbol y sé que la ilusión trae profesionalidad porque cuando uno está ilusionado, está más motivado, se implica más, se cuida más y eso conlleva ser más profesional. Necesitamos eso durante toda la temporada, necesitamos vender humildad, no podemos pensar que nos vamos a pasear, no podemos pensar que todo va a ser fácil, nadie se pasea en ninguna categoría y nosotros lo sufrimos la campaña pasada cuando perdimos en El Viso o en Conil, perder partidos se pierden en todas las categorías. En el fútbol, los nombres no lo hacen todo, luego hay que hacer un equipo, ahí es dónde tenemos que centrarnos, en hacer un equipo que compita en la categoría y, a partir de ahí, crecer y ser cada vez mejores, ese es el objetivo. Todo lo que sea decir vamos a ascender, vamos a descender, vamos a luchar por jugar la fase de ascenso, no la vamos a jugar... Eso no vale para nada, eso en el fútbol no te conduce a nada. Ahora, el primer objetivo que hay es el mismo que me marqué cuando llegué en División de Honor, hay que hacer un equipo y para ello hay que trabajar en pretemporada y en los primeros partidos de Liga. Hay que ver cómo vamos evolucionando, cómo le cogemos el pulso a la categoría, cómo tenemos un ritmo más alto. Y si no sucede, analizar por qué sucede. De todos modos, la ilusión que tenemos de partida nos va a hacer pensar que lo que tenemos que conseguir. Vamos a hacer un equipo en condiciones.

-Dicen que la próxima temporada el Grupo X va a ser el más complicado de las últimas campañas, usted lo conoce bien, ¿qué le parece?

-A priori, es complicado pero lo prefiero a que sea fácil. Y me explico. De este modo, vamos a repartir la presión entre todos, la presión no va a ser sólo nuestra siempre. A ver así si dentro de la mochila esa con tanto peso nos toca a nosotros sólo una piedrecita y que el Betis B tenga otra, que el Écija tenga otra, que el Cádiz B tenga otra, que el Córdoba B tenga otra o que el Algeciras también tenga la suya. Nosotros estamos haciendo un muy buen equipo, todos los futbolistas que han llegado los he pedido yo, pero los demás equipos van a competir con las mismas condiciones. Estaría bien que también compitiesen al mismo nivel que nosotros en cuanto a presión y exigencias.

-Entonces, ¿el objetivo esta temporada no es el ascenso?

-Sinceramente, no me marco objetivos clasificatorios ahora. El reto claro que tengo ahora es hacer un equipo. Tengo muchísimo trabajo por delante en cuanto a una idea de juego común, que los jugadores se sientan partícipes e integrados en un entorno que les va a exigir. Esa va a ser mi misión en pretemporada. A partir de ahí, vamos a ir creciendo y ni siquiera me planteo si voy a ganar, si voy a quedar segundo o sexto. Me importa hacer un equipo, crear una idea de juego común y que seamos capaces de instalar en el grupo las palabras exigencias y humildad.

-¿Qué espera de la afición?

- A mí la afición no me tiene que responder ni un día ni dos. La afición aquí viene respondiendo desde hace cinco años. El comportamiento de esta afición el pasado curso desde el principio hasta el final fue de diez y le pido que la próxima temporada sea el mismo, no le pido un punto más. El mayor patrimonio del Xerez es la afición y no lo digo yo, lo dicen los datos. Entonces, si ellos quieren que el club crezca, tiene que venir mucha gente a Chapín para que sea más fácil ganar partidos, es la única fórmula que conozco para crecer, aumento de masa social y ganar. En ese sentido, el trabajo está ya repartido y cada parte tiene asignado el suyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios