Deportes

Denver recorta distancias ante unos Lakers ausentes

  • El conjunto angelino sigue mandando en la serie pero ya sin comodidad. Pau Gasol no juega su mejor partido y termina el encuentro con 16 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias.

Los Denver Nuggets han recortado distancias en el play-off ante los Ángeles Lakers (2-1) después de que esta pasada madrugada el conjunto de George Karl aprovechase el factor cancha para imponer su ley (99-84) durante todo un tercer enfrentamiento que sirve de aviso para unos Lakers que no estuvieron acertados.

El conjunto angelino sigue mandando en la serie pero ya sin comodidad. Y es que tras los dos partidos en el Staples, el play-off contra Denver dejó de ser un paseo para convertirse en una empresa que si no se cierra pronto se puede complicar al final. Kobe Bryant fue el máximo anotador de Lakers pero de nuevo falló mucho.

Gasol tampoco pudo ser el factor que en el cuarto periodo hubiese mantenido al equipo en la lucha por completar la remontada, y logró 16 puntos en los 40 minutos que disputó. El jugador de Sant Boi anotó 7 de 13 tiros de campo, incluido un triple en dos intentos, y 1-2 desde la línea de personal, capturó siete rebotes -seis fueron defensivos-, puso cuatro tapones y repartió tres asistencias.

Denver dominó el encuentro de principio a fin. Primero con un inicio arrollador, los Nuggets comenzaron con una cómoda ventaja (30-14) al final del primer cuarto gracias a la buena actuación de Lawson (13 puntos), con un parcial de 20-2. El mal comienzo de los visitantes era un gran presagio de que no iba a ser la noche de Kobe y compañía.

El inicio no fue un espejismo y a continuación los locales siguieron mandando en el partido, aunque la estrella angelina ya sumaba 14 puntos. Tras el descanso, el conjunto de Mike Brown recortó distancias gracias a Bynum (18 puntos y 12 rebotes al final del encuentro) pero su banquillo, en otras ocasiones vital, no estaba por la labor de firmar una de ésas noches. Por su parte, los actores secundarios de Denver sí colaboraban.

De esta forma el tercer partido de la serie llegó a sus últimos minutos. Unos Denver crecidos ante su público y unos Lakers con falta de acierto y sin vida. Mientras Blake y Barnes sumaron 9 puntos, Miller, McGee, Harrington (que se tuvo que retirar con la nariz rota) y Brewer alcanzaron los 39. La victoria estaba en el bolsillo de los locales y la necesidad de reacción en unos Lakers que el domingo tendrá la oportunidad de resarcirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios