Deportes

Fábregas da un paso más hacia el Barça al no viajar con el Arsenal a Asia

  • El club inglés dice que sufre una lesión muscular que le impide entrenar, pero diversas informaciones apuntan a que el jugador no está dispuesto a continuar otro año más en ese equipo.

Cesc Fábregas ha decidido tomar las riendas de la situación. Un año después, el centrocampista ahora sí que parece dispuesto a tomar la iniciativa para fichar por el Barcelona y ha empezado a dar pasos: el último no viajar a Asia con el Arsenal para participar en la gira promocional de los gunners.

La excusa oficial es una lesión muscular que le impide ejercitarse. Esa fue la razón, según la cual, Cesc Fábregas tampoco se ha entrenado en las instalaciones del Arsenal en Colney ningún día de esta semana.

Pero el motivo parece otro, atendiendo a diferentes informaciones, Cesc Fábregas no está dispuesto a continuar un año más en el Arsenal, después de que el verano pasado arrancara el compromiso de su entrenador, Arsene Wenger, de que podría abandonar el Arsenal en junio de 2011.

Fábregas accedió a la petición de su entrenador de quedarse un año más, pero la situación no se ha desbloqueado. El Barcelona no está dispuesto a llegar a los 40 millones de euros por el jugador y el Arsenal no quiere deshacerse de su principal estrella por menos de esta cantidad. Además, los fichajes de dos jóvenes promesas de la cantera azulgrana por el Arsenal, Jon Toral y Héctor Bellerín, han envenenado un poco más la operación.

El Barça, según diferentes informaciones, ha tasado a Cesc Fábregas en 35 millones de euros, cinco menos que el año pasado, porque considera el club catalán que el Arsenal ha amortizado al jugador al haber transcurrido un año desde la primera oferta realizada. De esa cantidad, 29 millones de euros corresponderían al valor real del centrocampista, los otros seis millones son la tasación que ha hecho la entidad azulgrana de Toral y Bellerín, ambos criados en la Masia.

El Barcelona no parece dispuesto a subir más su oferta y el Arsenal se mantiene inflexible. En este punto, el deseo del jugador es fundamental y si en el pasado Cesc Fábregas no parecía dispuesto a alzar la voz, ahora ha cambiado de estrategia. De un año a otro, Cesc ha variado su discurso. En el verano de 2010 realizó unas declaraciones públicas insistiendo en su deseo de vestir como azulgrana y durante las celebraciones mundialistas, Gerard Piqué y Carles Puyol, sus principales valedores en el vestuario, le vistieron de azulgrana.

Después Wenger le convenció de que se quedara una temporada más para liderar al Arsenal, a cambio en junio de 2011 tendría más facilidades para abandonar el Emirates. El capitán gunner decidió respetar los deseos del técnico alsaciano, su mentor, el entrenador que le llevó a la Premier con apenas dieciséis años, pero ahora parece que las cosas se han torcido.

Cesc esperaba facilidades por parte de Wenger, pero, por el momento, no se ha producido un acercamiento. "Lucharé por mantener a Cesc", ha dicho Wenger y el internacional español ha decidido no viajar con el equipo a Asia, el motivo aducido por el Arsenal es que está lesionado. La excusa es poco creíble cuando el jugador, antes de incorporarse a la disciplina del Arsenal el pasado 4 de julio, había estado entrenándose en solitario e incluso había participado con normalidad en una serie de partidillos con jóvenes jugadores en su campus estival.

Todos los indicios apuntan a que el culebrón Fábregas podría vivir sus últimos días. El centrocampista, que se fue como juvenil en el verano de 2003, cuando se produjo un vacío de poder en Can Barça, podría ver cumplido su sueño y regresar ocho años después. La camiseta con el número 4 de su ídolo, Pep Guardiola, le espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios