Fútbol | Tercera División

El Guadalcacín debe iniciar la reacción en Coria

  • Jesús Mendoza tiene la duda de Diego Galiano y las bajas de Regalí y Benítez

Jesús Mendoza, en el banquillo del Fernández Marchán dando instrucciones a sus jugadores. Jesús Mendoza, en el banquillo del Fernández Marchán dando instrucciones a sus jugadores.

Jesús Mendoza, en el banquillo del Fernández Marchán dando instrucciones a sus jugadores. / Manuel Aranda

Sin margen para lamentaciones, el Guadalcacín se desplaza a Coria tras caer de la forma más cruel contra el Ciudad de Lucena en la jornada intersemanal. Los de Mendoza hicieron méritos suficientes para al menos sumar un punto -que hubiera sido el segundo de la temporada- ante los cordobeses, pero un tanto en las postrimerías del choque hicieron volar los puntos del Fernández Marchán, asestando de nuevo un duro golpe en la moral de una plantilla que tiene el ánimo por los suelos.

La llegada de Jesús Mendoza ha revitalizado al grupo, si no en resultados sí al menos en compromiso y ganas. El equipo hizo un partido más que correcto en casa del líder, un Córdoba B que sólo pudo respirar tranquilo en el tiempo de descuento; y contra el Ciudad de Lucena, si por ocasiones pudo ganar alguien fueron los azulones.

El Guada necesita un buen resultado para empezar a creer en una remontada que lleve al equipo al menos a pelear dignamente por salvar la categoría en esta temporada en la que cumple un lustro en Tercera. A trece puntos de la salvación, el milagro se antoja cada vez más difícil pero como reza el dicho mientras hay vida hay esperanza.

En lo deportivo, Jesús Mendoza tiene la duda de Diego Galiano, que arrastra molestias en el tobillo que le ha traído por la calle de la amargura desde el inicio de la temporada. La acumulación de partidos está haciendo mella en el capitán, aunque viaja con la plantilla y no hay que descartar incluso que luzca dorsal de titular. Regalí y Benítez siguen con sus procesos de recuperación y una jornada más son bajas. El técnico ha citado a todos los disponibles y puede hacer alguna variación para refrescar el once que salte al Guadalquivir.

El técnico lleva dos partidos al frente del equipo y es consciente de que cada jornada que pasa está más complicada la permanencia: "Lo sabemos, se sabía y si en casa no sacamos los partidos, más todavía. Cuando estás ahí abajo cambiar la dinámica es muy difícil porque a la mínima te hace gol como el otro día en el 89' después de todo el esfuerzo que hizo el equipo. Sabemos que la clasificación es la que es. Ellos quieren, todos queremos. Cambiar la dinámica es muy difícil. Cuando las cosas están de cara incluso haciendo mucho menos que el otro día se ganan partidos y ahora mismo no, ahora mismo haces muchísimo más y no te da ni para el empate.

La plantilla es corta y los refuerzos no llegan. "Tenemos una plantilla corta, pero los chavales están dando el máximo, no tengo ninguna queja porque los entrenamientos están siendo muy buenos, hay que seguir. Sí es verdad que hay que recuperar más gente y que vengan refuerzos que nos den un salto de calidad. Lo he hablado con el presidente y ahí está, a ver si se pueden ir incorporando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios