Fútbol | División de Honor

Galiano y el Guadalcacín, esfuerzo e ilusión

  • El cuadro azulón continúa en lo más alto de la tabla y ya es el equipo del Grupo 1 A que más jornadas encadena sin perder, seis

  • "Es un orgullo trabajar con un grupo como el que tengo, todos se dejan el alma en los partidos y en los entrenamientos", subraya el técnico

Diego Galiano tuvo que seguir el partido ante el Puerto desde la grada por sanción. Diego Galiano tuvo que seguir el partido ante el Puerto desde la grada por sanción.

Diego Galiano tuvo que seguir el partido ante el Puerto desde la grada por sanción. / Pascual

Diego Galiano, entrenador del Guadalcacín, es feliz. Cuando se llevan disputadas siete jornadas de Liga, su equipo es segundo en el Grupo 1 B de División de Honor con los mismos 14 puntos que el líder Tomares, pero es ya el equipo que más jornadas acumula sin perder con seis partidos sumando, en los que ha cosechado cuatro triunfos, el último ante el Puerto Real (1-0) y dos empates. La Peña Rociera le sigue con cinco choques sin ceder.

Su única derrota la encajó en el partido que abría la competición, precisamente el campo del primer clasificado, el Tomares, por un ajustado 2-1. Desde aquel 18 de octubre han transcurrido ya 50 días y el equipo, pese a los problemas en forma de lesiones, no ha parado de crecer.

Galiano ha sabido hacer frente a las adversidades y en su segunda temporada al frente del Guada se siente orgulloso del trabajo y de sus jugadores y tiene los pies en el suelo con a esa merecida segunda plaza. "Estamos trabajado para hacer las cosas lo mejor posible y tengo la suerte de entrenar a un grupo de chavales que son unos fenómenos, que se dejan el alma día tras días y que creen en lo que estamos haciendo, que es lo más importante. Tenemos claro que nosotros, con la portería a cero, con el potencial que tenemos en ataque vamos a tener siempre ocasiones".

Las palabras de elogio para sus futbolistas no terminan ahí: "Cuando te toca un grupo así, es un privilegio como entrenador. Les estoy muy agradecido porque me lo ponen fácil. Tengo un grupo de personas excelente y cuando se gana todo es más bonito, pero ellos son siempre así. Cuando empatamos ese par de jornadas seguidas y aparecieron las dudas nunca bajaron los brazos, siguieron trabajando a tope, se cuidan y es el camino, compromiso y trabajo".

Las claves, solidez y puerta a cero

Bajo su punto de vista, su equipo "está muy sólido, muy compacto, nos crean pocas ocasiones y las generamos y este es el camino que queremos seguir. Queda mucho pero es importante seguir sumando en casa de tres en tres y dejar la portería a cero".

La última victoria ante el Puerto la considera "justa. El partido fue bastante igualado. Entramos bien en la primera parte con una ocasión de Elías que no materializamos y cuando ellos se asentaron tuvieron el dominio del balón. De todos modos, no crearon demasiadas oportunidades, la más clara fue la de David Piñero en la que estuvo acertado Migue. En la segunda parte, corregimos algunas de las cosas que estábamos haciendo mal en la primera y el equipo respondió. Estuvimos serios y no les dejamos hacer su juego. No fue nuestro mejor partido pero también es importante ganar así".

Con el 1-0, el Puerto Real apretando y el par de empates sobre la campana que ha sumado ganaba, no temió por una nueva igualada. "Sobre lo que nos pasó ante la Peña Rociera y ante San José prefiero no entrar porque no fue por factores del juego. Estaba tranquilo, dominamos a balón parado y estábamos serio. Lo que sucede es que sí que cualquier pelotita suelta o cualquier mal despeje en una segunda jugada puede acabar dentro. Estuvimos bien, estaba más tranquilo en la segunda parte que en la primera, aunque el árbitro descontó más de la cuenta y me hizo sufrir".

Tres lesionados

El partido dejó secuelas en forma de lesiones, ya que no pudieron terminarlo ni Álex Rodríguez ni Juandi y Sergio Iglesias se resintió de sus molestias y tuvo que entrar en la convocatoria Crisitian. Para Galiano, "ese es el secreto de esta plantilla. Llegábamos muy mermados por las lesiones y las sanciones y los que han entrado  lo dieron todo. Están todos enchufados. El secreto no está en los que siempre juegan, está en los que entran desde el banquillo, que son capaces de mantener el nivel o de subirlo. Los que están fueran entrenan todos los días como leones y me lo ponen complicado a mí y a los compañeros. Eso conlleva que nadie se relaje".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios