Deportes

Intensidad, palabra clave

  • La llegada de Salmerón ha devuelto la consistencia en todas las líneas al Alavés · La pareja David Aganzo-Adrián aporta alternativas y gol al ataque vitoriano

Tras superar a la inquietante era Piterman, el Alavés intenta desde esta temporada afianzarse en Segunda División y comenzar así a crecer como club. No lo está teniendo fácil pues el encargado de dirigir dicha enmienda, el asturiano Josu Uribe, no terminó su misión y tuvo que ser sustituido a finales de febrero por José María Salmerón.

Y es que el conjunto vitoriano cumplirá con este su segundo año coqueteando con el descenso, una circunstancia nada aconsejable y que en el momento menos deseado puede acabar en tragedia. Precisamente el pasado año, los vitorianos salvaron la categoría en Chapín al ganar por 0-2 en un partido de esos calificados como 'raro, raro, raro...'.

Mirando su plantilla jugador por jugador, los 'babazorros' cuentan con futbolistas de primer nivel, si bien las continuas lesiones, algunas de gravedad, de hombres importantes como Mateo, Cabrera, Nacho Garro o Aganzo, durante la temporada han mermado su potencial.

Desde la llegada de Salmerón el Alavés ha sumado doce puntos de los 27 puestos en juego. En total, el preparador almeriense ha conseguido tres victorias (Córdoba, Poli Ejido y Elche), tres empates (Salamanca, Hércules y Castellón) y tres derrotas (Tenerife, Las Palmas y Éibar).

Con respecto a la primera vuelta del campeonato, donde ambos equipos empataron a cero, el Deportivo Alavés ha variado su plantilla en varios futbolistas. El mediocentro Cabrera, fichado del Almería, el mediapunta asturiano Jairo, cedido por el Deportivo de la Coruña y el centrocampista esloveno Stevanovic, también cedido hasta final de temporada, pero por la Real Sociedad, llegaron en el mercado invernal. Por contra, abandonó la entidad todo un clásico, el argentino Martín Astudillo, que fue adquirido por Osasuna. También decidió marcharse, pero hace escasamente una semana, el centrocampista Asier Arranz, que había sido cedido por el Valladolid y apenas contaba con minutos.

Los cambios no quedan ahí, ya que hace unas semanas, coincidiendo con la grave lesión de Nacho Garro, el equipo vasco obtuvo permiso de la Federación para firmar a un nuevo jugador. El elegido fue el asturiano Adrián López, del Depor, cuyo alto rendimiento está dando que hablar.

Desde que Salmerón llegó al banquillo, el cuadro vitoriano ha recuperado confianza y ha ganado en sobriedad defensiva. La metodología y el orden táctico que gusta al entrenador andaluz empieza a surtir efecto en un plantel que se siente mucho más sólido jugando con dos puntas, la pareja Adrián López y David Aganzo.

El Xerez deberá estar pendiente de ambos y del rendimiento del centro del campo, donde Lacen y Sergio Rodríguez, en un buen momento de forma, carburan la velocidad del juego alavesista. La velocidad de sus bandas es otro de sus mejores armas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios