Javi Rivas | Entrenador del Jerez Industrial "El vestuario necesitaba una victoria de este tipo, es un refuerzo importante"

  • El técnico se siente "superorgulloso del trabajo del equipo" frente al Xerez DFC B y añade: "Los chavales lo hicieron de categoría ante el campeón"

Javi Rivas, técnico industrialista, se desesperó en la banda en algunos momentos del partido ante el filial azulino. Javi Rivas, técnico industrialista, se desesperó en la banda en algunos momentos del partido ante el filial azulino.

Javi Rivas, técnico industrialista, se desesperó en la banda en algunos momentos del partido ante el filial azulino. / Eduardo Rabaneda

Javi Rivas, entrenador del Jerez Industrial, respiró tranquilo tras el buen partido que hizo su equipo ante el Xerez DFC B en La Juventud (3-1). La victoria les dio la ansiada segunda plaza y poder pelear por el ascenso a División de Honor con mayores garantías.

–Victoria y objetivo cumplido...

–Era un partido muy complicado, nos medíamos a un equipo que ya era campeón y que llegaba con una ventaja de cinco puntos. Si perdíamos, nos quedábamos a ocho y ya era una distancia considerable de cara a la segunda fase. Además, si perdíamos o empatábamos ya no éramos segundos y perdíamos ventaja. Logramos el objetivo a corto plazo y ya, a pensar en el entrenamiento del martes para seguir trabajando y mejorar los aspectos que creo debemos corregir.

–¿Qué pensó cuando se adelantó el Xerez DFC B?

–Cuando nos marcaron, ya habíamos tenido alguna que otra ocasión, pero la pelota no entró. En una jugada aislada, con error nuestro incluido, se pusieron por delante y nos pesó un poquito. Nos costó rehacernos, pero el equipo creció, conservamos la pelotita y sabíamos dónde podíamos hacerles daño. La verdad es que los chavales lo hicieron de categoría.

–En el once aparecieron las nuevas incorporaciones, Quirós y Antonio Jesús, y Jesús Barrera, que volvía...

–Con lo que tengo, siempre intento sacar el mejor once posible. Llevo ya tres semanas con el equipo y mi aterrizaje no fue el ideal. Las circunstancias en las que me encontré al equipo no eran las idóneas y un cambio de entrenador no es fácil para nadie. Ante el Xerez DFC B hemos hecho un buen partido, la gente va asimilando los conceptos y a ver si todo eso se asemeja lo más posible a la idea que humildemente intento transmitir. Tenemos ahora un par de semanas de descanso antes de volver a competir y a ver si afianzamos conceptos y contenidos y corregimos los errores que hayamos podido cometer. Poco a poco, queremos ir metiendo a más gente en el grupo.

–¿Qué le ha parecido la actuación de Jesús Barrera?

–Hubo un malentendido cuando decidió marcharse y ha vuelto con una ilusión y unas ganas impresionantes. Es un chaval que trabaja y que es muy importante para el grupo. Físicamente es un portento y ha demostrado que ahí arribita ahora mismo no hay un futbolista con esa fuerza y esa potencia que él tiene en esta categoría. Además, hay que sumar el trabajo de los jugadores que le han acompañado y no quiero nombrar a nadie porque todos han estado espectaculares. Juanjo ha hecho un partido impresionante, Nico ha estado increíble, David Narváez, Caballero, Antonio Jesús, que terminó de lateral y él nunca ha jugado ahí, Joselito, Kevin, Olid, Xavi... Y también David Fernández, que estuvo impresionante marcando a Juanjo, que es un chiquillo que creo puede llegar a jugar en el primer equipo y a mantenerse en categorías superiores. Estoy superorgulloso del trabajo que han hecho y del derroche físico, también.

–La afición volvió a La Juventud y era importante agradar...

–No ha tenido la oportunidad de ver al equipo durante todo el año y merecía algo bueno. Creo que hicimos un partidito bastante vistoso ante un rival que ha sido campeón y al que tengo que darle la enhorabuena por lo que han hecho. No nos lo pusieron fácil, pero mis jugadores estuvieron a un gran nivel, un puntito por encima.

–¿Hasta qué punto refuerza la moral un triunfo así de cara a la segunda fase?

–El vestuario necesitaba una victoria de este tipo porque no estaba obteniendo la recompensa al trabajo. Hemos perdido en casa partidos incomprensibles. Este equipo debería haber estado clasificado desde hace dos o tres semanas. Por las circunstancias que sean no se pudo y ha sido tras ganar al filial. Somos segundos y a ver qué pasa. Es cierto que este equipo necesitaba un refuerzo moral positivo porque cuando no llegan los triunfos todo el mundo empieza a mirar hacia todos lados y se empieza a buscar culpables. Insisto, a los chavales les va a venir muy bien y les va a dar una confianza increíble.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios