Chipiona - Jerez Industrial | Crónica Un sopapo a tiempo (4-1)

  • El Chipiona pasa por encima de un Jerez Industrial irreconocible

  • Los locales disparan dos veces al larguero y Cohete marca dos goles y asiste en el 3-0

  • Juan Rosillo, de penalti, anota el del honor para el líder

Caballero sólo jugó la primera mitad. Caballero sólo jugó la primera mitad.

Caballero sólo jugó la primera mitad. / M.A. Garrido

El Jerez Industrial ha sufrido en Chipiona la segunda derrota de la temporada, poniendo fin a una racha de 17 partidos sin perder. Los locales pasaron por encima de un líder irreconocible y que cuajó la peor actuación de la temporada. Cuatro goles -y dos balones al larguero- endosaron los chipioneros a un equipo que hasta el momento sólo había recibido 14 tantos en 19 partidos. No sería porque no lo advirtió el técnico industrialista en la previa del encuentro: "Si no salimos concentrados lo vamos a pasar muy mal". Y tanto.

Los jerezanos no dieron pie con bola y estuvieron a merced de su oponente en las dos mitades. El Chipiona se marchó a los vestuarios con una ventaja mínima tras el tanto de Cohete, los cambios que introdujo Juanjo Durán tras el descanso -cuatro de una tacada- no fructificaron y tras el 2-0, los locales desarbolaron a la contra a un rival que no tuvo orden ni en defensa ni en ataque. Cohete asistió en el tercero y anotó el último, de pañuelos. Juan Rosillo, desde el punto de penalti, hizo el del honor para los industrialistas.

La goleada en Chipiona, pasado el mal trago y una vez hecha la digestión, puede venirle hasta bien a los blanquiazules si se extraen las conclusiones oportunas. Un toque de atención nunca está de más y mejor que pase ahora a que se produzca en una fase de ascenso, donde los errores se pagan con una eliminación. Así que lo mejor será entonar el 'mea culpa', aprender de lo que se ha hecho mal y borrón y cuenta nueva, con la lección bien aprendida: andando y sin intensidad hoy día no se le gana a nadie.

De entrada, el Jerez Industrial salió con Pablo en la portería en lugar de Álex García, griposo durante los últimos días. Quintero recuperó la titularidad tras perderse el partido anterior por sanción y Agu sustituyó al lesionado Pulido. Con estas tres variantes afrontaba el partido el cuadro que este domingo ha vestido de verde.

Los primeros minutos fueron de tanteo, con un Chipiona muy motivado que poco a poco fue ganando los duelos individuales ante un rival que no se encontró cómodo en ningún momento. Tras un primer tramo igualado, el equipo local dio un paso adelante y Pedro percutía por la banda derecha en la que Quintero comenzaba a sufrir. Pasada la media hora, el Chipiona se colocaba por delante gracias a la pillería de Cohete, que recogía en el área pequeña un centro que no acertó a atajar Pablo.

A Juanjo Durán no le gustó un pelo su equipo en la primera mitad y en el 46' dio entrada a David, Joselito Zambrano, Kevin y Félix por Velázquez, Quintero, Yuni y Caballero. Además, Barrera se situó junto a Rosillo como segundo punta. Pero ni por esas. Es más, en el primer minuto de la reanudación pudo caer el segundo de los locales, pero Cohete remataba al larguero, pidiendo gol al entender que el balón había traspasado la línea.

El 2-0 no tardaría en llegar. David Lorenzo superó la barrera en un lanzamiento de falta, Pablo no atajó, se chocó con Joselito en el intento de recuperar el balón y Rubén aprovechó la situación para rematar a puerta vacía.

Ahí se acabó el partido. Entraron Nico Carrasco y Alberto Gil para buscar más mordiente arriba, pero a la contra el Chipiona llevaba muchísimo peligro y el 3-0 era cuestión de tiempo. Tras un disparo de Barrera que se fue desviado, los locales sentenciaban en una contra fulgurante conducida por Cohete, quien centraba al área para que David Oli hiciera el tercero. Cohete hacía poco después el cuarto con un auténtico golazo, yéndose de tres defensas, del portero y marcando a puerta vacía.

Barrera pudo acortar distancias y luego Salva se lucía ante Félix. El tanto del honor llegaba ya en el descuento al transformar Juan Rosillo un penalti. Pero todavía pudo caer el quinto en la última jugada del partido en un disparo de Rubén que tras tocar en Maikel se estrellaba en el larguero. El rechace lo recogía David Oli y Pablo desviaba a córner.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios