Deportes

Una Ley de todos y para todos por igual

  • Antonio Fernández, secretario general de Deporte de la Junta, explicó las líneas básicas de la nueva norma

Pilar Rodríguez, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Comunicación de la UPO, Antonio Fernández y África Calvo, decana de la facultad de Ciencias del Deporte. Pilar Rodríguez, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Comunicación de la UPO, Antonio Fernández y África Calvo, decana de la facultad de Ciencias del Deporte.

Pilar Rodríguez, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Comunicación de la UPO, Antonio Fernández y África Calvo, decana de la facultad de Ciencias del Deporte. / juan carlos vázquez

El deporte como derecho del ciudadano. Es la idea que cohesiona la nueva Ley del Deporte de Andalucía, una norma que pretende vertebrar todo lo relacionado con la práctica deportiva, ya sea por ocio, recreo, salud o de forma competitiva a cualquier nivel. Aprobada el pasado año por todos los grupos parlamentarios (todo un logro que los distintos partidos políticos se pongan de acuerdo en algo), el texto contó en su elaboración con cientos de consultas a expertos de todos los ámbitos deportivos, legales y jurídicos y ayer fue presentado en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) por el secretario general de Deportes de la Junta, Antonio Fernández, ex decano de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UPO, ante más de medio centenar de asistentes que representaban a muchos de los colectivos afectados, desde monitores y técnicos, a empresarios y representantes de entidades y clubes.

La estrenada normativa da un paso hacia adelante respecto a la anterior de 1998, "que ya no daba respuestas a los distintos cambios de la sociedad", apuntó Fernández. No en vano, la anterior legislación se regía por el modelo federativo "y hoy en día la mayoría de la gente que practica deporte lo hace fuera de esas estructuras y hay que dar seguridad jurídica a todos", añadió. Y ahí radica la base de la nueva ley: el deporte como un derecho de los andaluces que debe ser accesible e igualitario para todos.

El nuevo texto persigue la incorporación plena de la mujer, también a niveles federativos

Cuatro son los pilares de este nuevo proyecto: la prevención y promoción de la salud; la seguridad en la práctica deportiva, la educación en valores y el impulso de la calidad y la excelencia.

Y hay varias novedades que llaman la atención. Por ejemplo, la perspectiva de género, con la que se busca la plena incorporación de la mujer al deporte, ya que "aun teniendo referentes como "Carolina Marín o Lourdes Mohedano, la mujer está fuera de las estructuras". En este sentido, el secretario general señaló que de las 62 federaciones andaluzas sólo dos están presididas por mujeres, de manera que obligarán a que en los equipos directivos estén presentes de manera equitativa con respecto al número de licencias femeninas. Es un paso.

Otros puntos destacados de la nueva norma son el apoyo a grupos de atención especial (discapacitados), en riesgo de exclusión social y deportistas de alto rendimiento para que puedan compaginar sus estudios universitarios con sus carreras deportivas.

El secretario general para el Deporte señaló que Andalucía es una de las regiones en las que más ha crecido la tasa de práctica deportiva, pasando en los últimos años del 33,6 al 45,7% de la población, y apuntó que el objetivo inmediato de la Junta es alcanzar el 50%. No en vano, Andalucía cuenta con unas 15.000 instalaciones deportivas y más de 500.000 licencias deportivas, siendo un sector que supone el 5,5% del Producto Interior Bruto (PIB) y que genera unos 75.000 puestos de trabajo. Y explicó la necesaria conexión del turismo y el deporte en Andalucía, ya que los eventos deportivos de masas generan también riquezas.

El texto también recoge la actuación de acciones concretas para erradicar las actitudes contrarias al espíritu deportivo contra el racismo y la xenofobia, la creación de la tarjeta sanitaria deportiva, el fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación mediante actuaciones en I+D+i y la regulación profesional en contra del intrusismo y, sobre todo, la insuficiente preparación. En este sentido el gobierno andaluz choca con el estatal, que ha tumbado varias regulaciones profesionales en otras comunidades autónomas. Desde Madrid se podría declarar inconstitucional, pero "Andalucía no dará un paso atrás para exigir la misma titulación a un andaluz que a una persona de fuera", destacó Fernández, quien apuntó también la creación del Tribunal Administrativo del Deporte Andaluz así como la lucha contra el dopaje como una apuesta fundamental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios