baloncesto lEuroliga

El Madrid, a Barcelona

  • Los blancos, quince años después, vuelven a la 'Final Four'

El Real Madrid agotó en un intenso quinto partido al Power Electronics Valencia y volverá, 15 años después, a disputar una Final a Cuatro de la máxima competición europea, la Euroliga.

El poder del equipo blanco en la zona y el acierto de un gran Carlos Suárez, 12 puntos, 10 rebotes y 19 de valoración, fueron decisivos para responder a un extraordinario Power Valencia. Savanovic fue el mejor de los taronja y el mejor del choque con 19 puntos, 6 rebotes y 23 de valoración. Justo cuando estaba en el banquillo muy cansado, al final del tercer cuarto, fue cuando los madridistas rompieron el encuentro. Quizás Pesic lo mantuvo demasiado tiempo sentado.

Esa fue una de las claves del quinto encuentro que le da al Madrid de Emanuele Molin, el técnico italiano que ha estado toda su vida a la sombra de Ettore Messina, que abandonó el club hace poco más de un mes, su billete para una Final a Cuatro, además en la ciudad de su eterno rival, el Barcelona, y sin el Barca.

El Power, con nueve puntos de Savanovic y dos de Martínez y un gran Cook, dejó a un romo Real Madrid nueve abajo con un contundente 11-2 en los primeros cinco minutos. Carlos Suárez logró reducir las diferencias (11-14). Nando de Colo puso diez arriba a los visitantes en dos minutos (13-23). Gracias a Tucker y Mirotic el Madrid se situó solo a uno (36-38) y a dos al descanso.

Un triple de Suárez dio la primera ventaja a los locales en la reanudación (43-42), apuntalada por cinco puntos consecutivos de Llull, mientras que el Valencia sufría su primera crisis seria.

La defensa madridista mejoró, pero un enorme Savanovic fue el único capaz de hallar un tiro al límite, robar un rebote entre Mirotic y Tomic o forzar una falta para mantener a los suyos dentro del partido (52-50, m.26). Poco antes de que Prigioni se sumara a Reyes entre los hombres que tenían tres personales en el Madrid.

Pesic sentó a Savanovic, extenuado, y el Power perdió rebote y capacidad ofensiva. El Madrid, con Reyes y Suárez tirando del equipo, llegó al cuarto decisivo siete arriba, su máxima ventaja. Savanovic y Martínez volvieron a la pista, pero el Power, sin los puntos de Cook, ya estaba nueve abajo (60-51).

En los cinco minutos finales la ansiedad y la precipitación pudieron entonces con los dos equipos, incapaces de ver aro durante más de dos minutos. Tras un triple de Martínez (62-58), el rebote ofensivo del Madrid, con Tomic destacado con dos rechaces consecutivos bajo la canasta valenciana y tres puntos, llevó siete puntos definitivos de ventaja a los blancos ya en el último minuto de una apasionante eliminatoria que lleva al Real Madrid a Barcelona, a pesar de un tanteador miserable en el último periodo (8-7).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios