fútbol liga santander

El Madrid se habitúa a jugar con fuego

  • Ha ganado 17 puntos con goles marcados a partir del minuto 80

Marcelo celebra su gol del sábado. Marcelo celebra su gol del sábado.

Marcelo celebra su gol del sábado. / EFE

No hay equipo que difrute más de una vida en el alambre que el Real Madrid, una sensación avalada por los datos: ganó 17 puntos en la actual edición de la Liga con goles logrados a partir del minuto 80. El partido del sábado ante el Valencia fue una nueva muestra de ese vértigo. Dani Parejo puso el empate para la visita a ocho minutos del final, pero el estadio Santiago Bernabéu se inflamó entonces y Marcelo dio otro triunfo épico (86') que mantiene al Real Madrid con todas las opciones de ganar el título.

Los milagros son ya casi rutinarios en el Bernabéu. Ante el Valencia, el estadio vivió casi adormecido el duelo, como si esperara a los últimos minutos para encontrar esa excitación que produce vivir al filo. Del silencio se pasó al estruendo y el Real Madrid pareció correr más en los diez minutos finales que en los 80 precedentes.

Los héroes se suceden. El Celta cayó por un gol de Toni Kroos en el minuto 83. El Athletic de Bilbao pereció ante un tanto final de Álvaro Morata también a siete minutos del cierre. El Barcelona sufrió el gol de Sergio Ramos en el descuento que propició el empate 1-1 en el Camp Nou. Luego el equipo blanco remontó en los seis minutos finales ante el Deportivo con los tantos de Mariano y Sergio Ramos.

La cuenta sigue y después el Villarreal se llevó otro gol definitivo de Morata en el minuto 83 y Las Palmas se quedó con un empate por un tanto de Cristiano Ronaldo en el descuento. Más recientemente, el Real Madrid ganó en el campo del Sporting de Gijón con un gol de Isco en el añadido y el sábado llegó el referido tanto de Marcelo ante el Valencia.

En total son 17 puntos logrados en los últimos diez minutos. Es "fútbol extremo", jugarse el partido -y el título- en los minutos finales.

Pero también existe el riesgo de quemarse. Por ejemplo, el 8 de abril cedió un empate 1-1 en casa ante el Atlético de Madrid con un gol de Antoine Griezmann a cinco minutos del final y el 23 del mismo mes perdió en el Bernabéu por 2-3 ante el Barcelona con un tanto de Lionel Messi en el descuento, un gol que permitió a los azulgrana resucitar sus opciones cuando éstas parecían ya enterradas.

Antes, Las Palmas le empató 2-2 con un tanto de Sergio Araujo a cinco minutos del final y el Sevilla volteó el marcador en los cinco minutos finales con un gol en propia puerta de Ramos y otro de Stevan Jovetic.

"El fútbol es tan bonito que no puedo explicar por qué ganamos tantos partidos en los diez últimos minutos. Es excitante", manifestó Zinedine Zidane, el técnico blanco, tras resolver otro encuentro al límite ante el Valencia.

La cuestión es ver si el Real Madrid se quemará en los cuatro partidos que le quedan en la Liga española -si suma 10 puntos será campeón- y en el recorrido final de la Liga de Campeones, donde el más mínimo error significa la eliminación.

Mañana recibirá al Atlético de Madrid en la ida de las semifinales, un rival que ya le recordó lo que significa caminar sobre el alambre con posibilidad de caerse. Aquel 1-1 de la Liga sería fatal para los blancos en el partido de ida de Champions.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios