Deportes

Madrid de oro y brillante

  • Los de Zidane golean a un Sevilla irreconocible y recuperan el favor del Bernabéu

  • Nacho, Cristiano (2), Kroos y Achraf sentencian en 45 minutos

El Real Madrid firmó su mejor partido de la temporada, con un recital de fútbol en un primer acto majestuoso en el que atropelló al Sevilla para lanzar su esperado mensaje de resurrección antes de marcharse a la conquista del Mundial de Clubes.

Las cosas del fútbol, cuando los focos se ponían en las ausencias defensivas de Zinedine Zidane y la falta de pegada, un vendaval maravilló al madridismo.

Cumplió el Madrid con la primera premisa de Zidane: salir con intensidad. Tanto, que a los tres minutos ya estaba por delante del marcador. Sergio Rico había realizado la primera parada, intuyendo la que le venía encima con el disparo ajustado de Lucas Vázquez, cuando al saque de esquina se molestaban Kjaer y Muriel. El rechace caía en bandeja a Nacho para abrir la goleada.

El paso a 4-4-2 con extremos permitía a Achraf y Marcelo tener siempre la ayuda de Lucas Vázquez y Asensio ante la calidad de Nolito y Navas. En ataque voló el Madrid con la alta velocidad que imprimió a la posesión de balón. Kroos mordía en la presión a Banega y con el cerebro del Sevilla tapado, su equipo desapareció.

Entre tanto, Cristiano Ronaldo saltó al césped para liberarse de la presión por marcar, convertida en ansiedad y que lo atenazaba en Liga. Y en ocho minutos marcó los mismos goles que en todas las jornadas disputadas.

Asensio estaba en todo y se divertía. Lo mismo sacaba un centro desde la izquierda de los que recuerdan a James, que remataba fuera de cabeza Benzema, que se descolgaba por el centro y rompía líneas para ver el desmarque de Cristiano que chutaba a gol, en carrera, con confianza. Su doblete llegaba con un penalti por mano de Navas a un intento de sombrero de Marcelo. Rico adivinaba el lanzamiento pero el balón se le colaba por debajo del cuerpo.

Al Sevilla le faltaba orgullo y ayudas entre sus jugadores, siempre superados. Kroos se desataba con un gran partido, más cómodo en el doble pivote, y tras avisar con un disparo rumbo a la escuadra firmaba el cuarto tras pared con Lucas Vázquez.

El baño a un Sevilla que ha perdido en sus once últimas visitas al Bernabéu, era de época y lo ampliaba el premio al esfuerzo incansable de Achraf, que desequilibró con sus subidas y definió con calidad la que decidió jugarse. Asistía Benzema y a alta velocidad chutaba cruzado ante un desesperado Rico.

Público en pie para despedir al Madrid al descanso tras una primera parte que será inolvidable. Nada quedaba por ver en el segundo acto. Zidane, con el Mundial de Clubes a la vuelta de la esquina, dio descanso a Kroos, Modric y Cristiano mientras el Sevilla intentaba sin éxito recuperar el orgullo.

Nolito y Muriel estuvieron desacertados en el remate en sus ocasiones ante Keylor Navas, mientras que Benzema se estrellaba con el poste en su intento de colaborar con un gol que nunca llegó. Pero ayer no importó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios