Deportes

Madrid sueña con el triunfo surcoreano

  • Si Pyongyang es elegida sede de los Juegos de invierno de 2018, la capital española se presentará a los de verano de 2020

Bajo la lluvia del invierno tropical de Durban, Madrid espera en tensión y con las ideas muy claras: si Pyongyang gana hoy en la elección para ser la sede de los Juegos Olímpicos de invierno de 2018, la capital española presentará su candidatura para los de verano de 2020.

"Si gana Pyongyang, Madrid presenta su candidatura. Fijo", le dijo un hombre clave en el mundo olímpico español al ex nadador ruso Alexander Popov, miembro del COI y por lo tanto uno de los que debe elegir entre Múnich, Annecy y la propia ciudad norcoreana. Los dos esperaban la salida del vuelo que conectaba Johannesburgo con Durban, donde a las 17:30 el presidente del COI, Jacques Rogge, anunciará el nombre del ganador.

El COI debe decidir entre privilegiar la tradición que implica Múnich o profundizar en el camino de la apertura a otros mercados, ya iniciado con Sochi 2014 y Río 2016. Decirle a la candidatura asiática no por tercera vez consecutiva puede crear serios problemas. Pero la elección de 2018 es importante porque clarifica la de 2020, una carrera que entra en su etapa clave y para la que sólo Roma se postuló oficialmente, mientras que Tokio dio a entender que volverá a intentarlo, pese al fracaso de 2016 y al cataclismo derivado del tsunami y la crisis nuclear de marzo.

Si gana Múnich, Europa tendrá menos posibilidades de ganar en 2020, lo que permite sospechar que muchos miembros europeos votarán por Pyongyang. La francesa Annecy, todos coinciden, parte sin posibilidades.

Ahí entra en juego Madrid, tercera en la carrera para 2012 y derrotada por Río en la final de 2016. "No sería demasiado caro, porque está casi todo hecho", señaló esa fuente del olimpismo español que prefiere no hablar a cara descubierta hasta que el panorama se aclare.

Pero hay algo que es muy diferente ahora en comparación al ambiente de octubre de 2009 en Copenhague, cuando Madrid luchó hasta el final: la crisis económica. Devastador, profundo, sin final anunciado aún, el agujero económico español ataca la candidatura por dos flancos. El primero: el apoyo popular será claramente menor porque España no puede embarcarse en el gasto que implica la aventura olímpica. El otro flanco: así como en la carrera por 2012 el príncipe Alberto de Mónaco preguntó directamente sobre la organización separatista vasca ETA y sus actos terroristas, una España en crisis sería terreno abonado para los enemigos de un eventual Madrid 2020, que no son pocos en el club olímpico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios