Deportes

Messi y Cristiano Ronaldo, presencia y ausencia de peso

Messi celebra uno de los tres goles. Messi celebra uno de los tres goles.

Messi celebra uno de los tres goles. / aLBERTO ESTÉVEZ / EFE

El Barcelona tiene en estos momentos lo que echa en falta en Real Madrid: un crack, como es Messi, que marca, resuelve partidos y rehabilita la moral de los suyos.

La jornada del sábado mostró dos realidades divergentes: mientras el Barcelona goleó 5-0 al Espanyol con un hat-trick de Messi, el Real Madrid no pasó del empate 1-1 en casa ante el Levante en un encuentro en el que los blancos expusieron lo mucho que echan de menos a Cristiano Ronaldo.

La paradoja es interesante. Si antes de la temporada se hablaba de las carencias del Barcelona y del espectacular plantel de un Real Madrid favorito a ganarlo todo, la realidad es que en apenas tres jornadas los azulgrana aventajan ya en cuatro puntos a su gran rival por el título.

Messi tiene buena parte de culpa. El argentino regresó a Barcelona en mitad de furiosas críticas a la selección albiceleste, volvió al cobijo de su club, que lo llena de elogios mientras él deslumbra con sus actuaciones. Como si quisiera olvidar pronto su viaje, se entrenó nada más aterrizar, renunciando a su día libre, y el Espanyol lo pagó.

"El equipo de Valverde vive de Messi, de su talento, de sus goles, de su clarividencia. El Barça juega más que nunca al son de Leo", aseguró ayer el diario Sport.

Cinco goles en tres jornadas de Liga anotados por el astro argentino fueron suficientes argumentos para silenciar las críticas al club azulgrana e insuflar renovados ánimos en una hinchada que había vivido el comienzo de temporada con cierta depresión tras caer en la Supercopa de España por un global 5-1 ante el Real Madrid.

Messi emboca prácticamente todo lo que toca, algo diferente a lo que le sucede al Real Madrid, cuyos índices de efectividad son alarmantemente bajos. Le cuesta mucho traducir en gol las numerosas ocasiones que tiene. La ausencia de Cristiano Ronaldo está sirviendo para comprobar lo importante que es el portugués.

"Hay que ser más efectivos. Creamos muchas ocasiones ante el Levante y el Valencia y sólo conseguimos tres goles en dos partidos. Son pocos para nosotros", reconoció el propio técnico.

El portugués no está porque sufrió una sanción de cinco partidos tras ser expulsado en la ida de la Supercopa de España y empujar al árbitro. Aún le falta otro más para que finalice el castigo. Así, el Real Madrid recuperará a su referente después de la próxima jornada, cuando los blancos visitan a una Real Sociedad que comparte el liderato con el Barcelona.

Además, Zidane se quedó sin Benzema, un mes de baja por una lesión muscular, y sin Marcelo, por sanción. Es la hora de demostrar si la plantilla era tan buena o no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios