Deportes

Mireia Belmonte también es humana y acusa el cansancio el penúltimo día

Mireia Belmonte demostró que es humana y que su extenso programa de seis pruebas individuales en los Mundiales de Barcelona ya le pasa factura. La badalonesa no pudo pasar de la quinta plaza en la final de 800 metros libres.

Belmonte perdió pronto el ritmo de las tres primeras: la estadounidese Katie Ledecky, la danesa Lotte Friis y la neozelandesa Lauren Boyle. Belmonte paró el crono en 8.21,99 a 8,13 de Ledecky, la ganadora.

La catalana intentó seguir al trío de cabeza, pero no tardó en darse cuenta de que sus opciones pasaban, como mucho, por pelear por la cuarta posición con la húngara Boglarka Kapas.

En cualquier caso, Mireia Belmonte tiene pendiente la final de los 400 estilos, y ya ha subido al podio en dos ocasiones: fue plata en los 200 mariposa y bronce en los 200 estilos.

Por otro lado, Aschwin Wildeboer se clasificó para la final de los 50 metros espalda que se disputa hoy, tras hacerse con la sexta mejor marca, en unas semifinales en las que se impuso el francés Camille Lacourt. El israelí Guy Barnea ganó la carrera de Wildeboer con 24,73 por 24,90 del español.

Marina García terminó ayer su participación en estos Mundiales de Barcelona. Fue eliminada en la semifinal de los 50 metros braza. Con 31,24, la barcelonesa fue décima en la suma de los tiempos de las dos series, a 1,76 del récord del mundo. No obstante, García se queda con el buen recuerdo de las dos finales en las que participó: los 100 y 200 metros braza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios