Deportes

Mosaico, fichajes... arde el Calderón

Diego Simeone. Diego Simeone.

Diego Simeone. / j.p. gandul / efe

Hacía tiempo que el clásico entre Real Madrid y Atlético no alcanzaba semejantes niveles de temperatura, pero lo cierto es que hoy el Vicente Calderón vivirá un ambiente espectacular con la recuperación de una rivalidad que parecía ligeramente dormida en los últimos años. Será un ambiente magnífico y más de mil policías intentarán que no pase de ahí en un choque que definirá algo más que un pase a la final de la Liga de Campeones, que no es poco. Porque así son los clásicos: mucho más que un partido de fútbol.

Al Atlético no le va mal cierto "enredo" después del 3-0 recibido en la ida. Pero resulta que el Real Madrid alimentó ese ruido desde incluso antes del partido de ida, cuando la grada sur del Santiago Bernabéu exhibió un mosaico en el que se leyó: "Lisboa, Milán, decidme qué se siente". El mensaje, encargado por dirigentes del club blanco, aludió a dos de los momentos más dolorosos de la historia del Atlético, las dos finales de la Liga de Campeones perdidas por los rojiblancos ante su odiado vecino en 2014 y 2016. Muchos entendieron que aquello fue un acto inapropiado, cercano a la prepotencia. Así pareció tomárselo el propio Atlético, que en su cuenta de Twitter escribió: "Te quiero por tus valores, no por lo que ganas".

También el centrocampista Saúl Ñíguez envió un recado cuando afirmó: "Nunca hacemos un llamamiento porque siempre están con nosotros", en alusión a los reclamos que hace el Real Madrid a su hinchada antes de cada partido importante.

Pero no sólo el mosaico y las redes sociales han inflamado la rivalidad entre uno y otro equipo. Durante esta semana, se confirmó que el lateral Theo Hernández, cedido al Alavés y propiedad del Atlético, pasó reconocimiento médico con el Madrid. No pareció el momento más oportuno, cerca de un encuentro tan trascendente.

Mientras, ya se habla la ruptura de un supuesto "pacto de caballeros" entre Real Madrid y Atlético, un acuerdo no escrito que mantienen desde hace años para no "robarse" jugadores. Y se recuerdan casos como los de Agüero o De Gea cuando militaban en el equipo rojiblanco e interesaban a su rival.

Ahora se asegura que la relación entre clubes no pasa por su mejor momento, que volvió la guerra fría tras años de excelentes relaciones. Lo que es seguro es que, por estas y otras razones, el Calderón vivirá un ambiente difícil de igualar. No le ha venido mal al Atlético todo este ruido y falta por ver cómo encauza ese caudal de emociones.

Por parte del Real Madrid, lo que hubo ayer fue silencio. "Tenemos unos valores de sacrificio y educación. Las campañas y los tuits son respetables, pero no va a cambiar nada en nosotros. Vamos a seguir con nuestro mismos valores, la misma humildad y el sacrificio sobre el campo", aseguró Sergio Ramos, el capitán blanco.

"Yo me concentro únicamente en el partido que tenemos mañana. Las cosas de fuera no las voy a comentar, no me interesan y no es el momento", insistió Zidane.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios