Motociclismo l Gran Premio de Australia

Nuevas emociones en el circuito de Phillip Island

  • Los rivales de Rossi quieren endulzar su fracaso en MotoGP, mientras Di Meglio y Simoncelli miran al título en 125 y 250

Con el título de MotoGP decidido en favor del italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) todos sus rivales buscarán en los tres grandes premios que restan por disputarse, con el de Australia este fin de semana, una victoria que les permita cerrar la temporada de la mejor manera posible.

La victoria de Rossi en Motegi (Japón) le garantizó el título y eso, después de dos años de sequía, seguro que ha provocado en el equipo del italiano una borrachera de éxito de la que deberán sacudirse si no quieren que sus rivales se crezcan en exceso.

El australiano Casey Stoner (Ducati Desmosedici) y el español Daniel Pedrosa (Honda RC 212 V) son quienes más necesitados se encuentran de obtener una nueva victoria antes del final de la temporada para congraciarse con sus equipos, con sus patrocinadores y, en general, con ellos mismos, después de un año en el que los objetivos que se habían marcado eran muys distintos de los que al final han conseguido.

Uno de los centros de atención en la Isla de Felipe volverá a ser la constatación final de un campeonato monomarca -Bridgestone- en lo que a fabricantes de neumáticos se refiere para 2009. En Australia muchas dudas pueden quedar disipadas pero, en la pista, tanto Casey Stoner como Daniel Pedrosa o Jorge Lorenzo buscarán doblegar al campeón mundial de 2008, Valentino Rossi, quien seguro que intentará cerrar la temporada de su retorno a lo más alto de la clasificación con el máximo de victorias posibles.

Por su parte, el italiano Marco Simoncelli (Gilera) y el francés Mike di Meglio (Derbi) también lo tienen un poco más fácil, sobre todo el primero con su laboriosa victoria en Motegi, en tanto que el segundo debió conformarse con el segundo peldaño del podio entonces, superado por el joven alemán Stefan Bradl (Aprilia).

Sus respectivas ventajas no les permiten todavía pensar en un triunfo matemático en Phillip Island, aunque en función de los resultados de sus rivales todo podría acaecer. Simoncelli se mostró firme en su lucha con Álvaro Bautista (Aprilia), quien más peligro parece representar para los intereses del italiano, junto a Álex Debón (Aprilia), pues la grave lesión de Héctor Barberá en Motegi -tres vértebras fracturadas- le dejan irremisiblemente en el dique seco lo que resta de temporada.

En el caso de Di Meglio, le basta con administrar su renta ante Simone Corsi, Stefan Bradl y, el más peligroso, Gabor Talmacsi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios