Deportes

"Ojalá algún día se valore mi trabajo, mientras tanto entrenaré al máximo"

Comentarios 5

Todos los periódicos coincidían ayer en San Sebastián que gran parte del punto logrado por el Xerez en Anoeta se debía a la enorme actuación del meta Chema Jiménez. El alicantino paró todo lo que se acercó a su portería hasta el punto de desesperar a los delanteros y mediaspuntas de la Real Sociedad. Sin querer sacar pecho, el portero xerecista asume su papel y se muestra satisfecho con la imagen del equipo más que con su papel bajo los palos.

-¿Duerme uno mejor después de haber puntuado en Anoeta?

-Hombre, cuando no pierdes sueles dormir mejor, pero bueno, igual que siempre. Sabíamos que era un partido complicado, y un punto en ese campo, aunque la Real Sociedad acumulara varias jornadas sin ganar, es muy positivo. Todos somos conscientes del potencial de este rival y cuando esté bien va a ser uno de los candidatos al ascenso, por eso creo que un empate en San Sebastián es muy bueno.

-¿Qué valoración hace del partido en sí?

-Bueno, pues que lo tuvimos siempre controlado, la pena es que no tuvimos suerte para materializar las ocasiones que creamos. Es cierto que ellos también las tuvieron, pero de habernos adelantado la cosa hubiese cambiado porque la gente estaba muy disgustada con su equipo y ese nerviosismo se transmitía a los jugadores. De todas formas, ya digo que el punto es bueno, en Anoeta no puntuará mucha gente.

-Y de su actuación personal, ¿qué tiene que decir?

-Por lo general no me gusta hablar de lo que hago. Yo suelo intentar hacerlo siempre igual aunque es evidente que el sábado tuve que intervenir en varias ocasiones y me salió un buen partido. Mi objetivo es siempre echar una mano al equipo pero ya se sabe que algunos días no paras todos los tiros y tienes que ir a contracorriente. Lo importante es que conseguimos dejar la portería a cero por segunda semana consecutiva y eso nos va a dar mucha confianza en todos los términos.

-Aparte del punto, ¿qué conclusiones se pueden sacar del partido?

-Sobre todo que el equipo sigue creando ocasiones, un hecho que para mí es muy importante. Hemos demostrado una vez más que siempre queremos jugar la pelota y que no nos venimos abajo cuando el rival nos aprieta. La pena es que arriba nos faltó más definición pero bueno, ellos también jugaban sus partido y creo que salvo las tres ocasiones seguidas que tuvieron apenas nos inquietaron. Es más, a partir del minuto treinta de la segunda parte dieron un bajón físico importante y estuvimos a punto de aprovecharlo. Fue una lástima que el tiro Álex y el de Antoñito no vieran portería.

-El sábado Esteban reiteró su plena confianza en usted, ¿eso le hace tomarse las cosas de otra manera?

-No, siempre trabajo igual, lo que pasa es que cuando un portero tiene la confianza del entrenador y sobre todo continuidad se siente cada vez mejor. Ya lo dije el otro día y así lo reconocen todos los porteros del mundo. Para un portero eso es clave y cuando eso ocurre se ve reflejado en el campo. Está claro que todos los domingos no salen partidos como los del sábado, pero bueno, yo seguiré igual para que al menos el equipo no pase apuros este año.

-Juan Manuel Lillo definió al Xerez como un equipo complicado y con oficio. Ese respeto de los técnicos, ¿se deja notar dentro del campo con los jugadores rivales?

-Sí, eso se nota. Además, si te fijas casi todos los entrenadores a los que nos hemos enfrentado hablan del potencial enorme que tiene el Xerez, de los futbolistas que tiene y la plantilla con la que cuenta. Creo que desde que llegó el míster el año pasado y logramos esa racha de victorias en casa y empates fuera, la gente del fútbol nos respeta, dentro y fuera del campo. La pena fue esos dos partidos que no merecimos perder pero perdimos, porque fueron los mejores que hemos jugado. Aún así, el equipo se ha rehecho, ha recuperado el nivel y ojalá el sábado ante Las Palmas podamos ganar de nuevo porque nos colocaríamos con catorce puntos en una situación inmejorable.

-Con esas críticas de un sector de la afición, ¿se quita uno un peso de encima con el partido de Anoeta?

-Tengo que reconocer que toda esta situación me ha hecho hacerme más fuerte. Desde el año pasado a éste cada semana ha sido más o menos igual y no creo que porque me haya salido un partido bueno en Anoeta se vaya a acabar el debate. Esta semana, lo único que va a ocurrir es que no se va a hablar de mí en los medios y no se dirá que hay debate en la portería. Cuando el equipo pierda volverán a salir estas cosas. Es algo que ya no me afecta, intento hacer mi trabajo y confío en que esas críticas desaparezcan. Yo no tengo dudas, el míster tampoco y bueno, seguiré a lo mío.

-¿Pero no tiene la sensación de que no se valora su trabajo?

-A mí me han dicho desde que empecé como portero que mi obligación es hablar en el campo, entrenar todos los días a tope y tratar de hacerlo bien en el partido del domingo por el bien del equipo. Haciendo eso espero que algún día se valore mi trabajo, no quiero darle más vueltas, ni pensar en que hay una campaña contra mí ni cosas de esas. Si pensara en eso no podría rendir en el campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios