Deportes

Pendín, el regreso más esperado

  • El centrocampista argentino admite que "en el vestuario ya tenemos mono de partidos, estamos deseando jugar ante la Roteña para comprobar la reacción de nuestros seguidores"

Buque insignia del Xerez Deportivo Fútbol Club, Dani Pendín se encuentra "como chaval" a sus 38 años en la recta final de la pretemporada de su equipo y con "unas ganas bárbaras de que empiece el balón a rodar. En el vestuario ya hay mono de partido, todos estamos ilusionados y esperando impacientes el amistoso ante la Roteña del miércoles en Chapín. Queremos ver la reacción del público y sentir el cariño de una afición que nos está respaldando desde que se creó el club. Es increíble, jamás pensé que podíamos llegar a tener tantos socios".

Con la sonrisa en el rostro y la ilusión de un juvenil, el medio azulino confiesa que "llevaba más de dos temporadas sin competir de forma oficial, aunque no dejé de hacer deporte nunca, corría en la Pradera y jugaba con Viqueira y el Pirata una vez a la semana. Ahora mismo, me siento fenomenal, mucho mejor de lo que me esperaba. Es más, hasta estoy por debajo de mi peso. Debería pesar 78 ó 79 kilos y estoy en 74,5. Álvaro Coca, nuestro preparador físico, nos está tratando muy bien, estamos haciendo una preparación muy llevadera, con mucho balón, muchos circuitos y vamos cargando las piernas poco a poco. A mí me ha mandado un plan personalizado para realizarlo en el gimnasio por las mañanas porque había perdido masa muscular. Siempre me he cuidado mucho, no bebo y jamás he fumado y eso se nota. Tengo que recuperar un poco pero, como he dicho antes, me siento francamente bien".

Sobre el inicio liguero, resalta que "cada vez hay más ganas. Poco a poco, se va formando la plantilla y perfilando el once y vemos que hay un gran bloque, que va a tener la obligación de ganarlo todo por el respaldo que nos están dando. Hay que responder en el terreno de juego a esa masa social que hay detrás. No podemos defraudar a nadie e intentar hacer las cosas lo mejor posible".

Y sobre el potencial de la plantilla que tienen a sus órdenes Carlos Orúe y Paco Ramírez, apunta: "La crisis se nota en todos los ámbitos y en el fútbol, también. Contamos con jugadores de Jerez que han optado por quedarse aquí y arriesgar en un equipo de su ciudad pensando en el futuro antes de irse fuera. Hay chicos con calidad más que suficiente para jugar en superior categoría y eso se debe ver refrendado en el futuro, cuando el club pueda competir a superior nivel. Aquí, la mayoría hemos preferido disfrutar del fútbol antes que pensar en el tema económico. Aquí lo que ha primado ha sido el sentimiento".

La Liga en Tercera lleva ya dos jornadas y el Xerez Deportivo ha perdido los dos encuentros, el primero en La Granja ante el San Juan y el del sábado en Lepe frente al San Roque. Él lo lamenta y "no entiendo a la gente que se alegra de que pierda el Xerez. Yo no me alegro de eso, al contrario. De todos modos, creo que tiene equipo para ir para arriba. Yo sigo queriendo y sintiendo al Xerez, mi hijo está en la cantera y es xerecista también".

Además de jugador del XDFC, junto a Bajic es el responsable del equipo juvenil y en estos días, "el trabajo se nos acumula, no paramos. Estamos perfilando la plantilla y no es nada fácil. En estos momentos y después del casting, contamos con más de treinta jugadores y nos tenemos que quedar con dieciocho o veinte. De todos modos, ya lo peor ha pasado y lo tenemos todo más o menos controlado en cuanto a planificación, a los campos de entrenamientos...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios