Deportes

Phinney hace buenos los pronósticos en suelo danés

El estadounidense Taylor Phinney, del BMC Racing Team, se impuso en la crono inicial del Giro de Italia 2012, una etapa de 8,7 kilómetros por las calles de la localidad danesa de Herning.

Phinney paró el crono en 10.26, con nueve segundos de ventaja sobre el británico Geraint Thomas (Sky) y con trece sobre el danés Alex Rasmussen (GRM), que terminaron en la segunda y tercera posición, respectivamente.

El estadounidense, a sus 21 años ya dos veces medalla de oro en los mundiales de persecución individual, hizo buenos los pronósticos que le daban como gran favorito para vestirse con la primera maglia rosa del 95º Giro de Italia, pulverizando a sus rivales en una crono de recorrido llano y donde los corredores tuvieron que afrontar un fuerte viento de cara en los casi dos kilómetros de la recta final.

"Estoy muy feliz, pues he logrado uno de los objetivos que me marqué para esta temporada. Todo el mundo me daba como favorito pero nunca es fácil confirmarlo. He dado todo lo que tenía. Ha sido duro, los últimos kilómetros fueron un infierno, no lograba pensar en nada sino solo en los dolores de piernas", dijo un feliz Phinney tras ganar.

El mejor español fue Juan Antonio Flecha (Sky), que invirtió un tiempo de 11.03 (+37), que le ubicó en la trigésima tercera posición. Joaquim Purito Rodríguez (Katusha), acabó cuadragésimo cuarto, con un crono de 11:09, a cuarenta y tres segundos del ganador. La prueba de Purito Rodríguez se puede considerar de óptima ya que tan sólo cedió cuatro segundos en relación a uno de los considerados principales favoritos para el triunfo final en el Giro 2012: el italiano Ivan Basso, que fue trigésimo quinto, con 11.05.

Purito, además, ganó tiempo al resto de favoritos: dieciséis segundos sobre el luxemburgués Frank Schleck (11.25); veinte sobre el italiano Damiano Cunego (11.29); y veintitrés sobre el local Michele Scarponi (11:32)

Hoy se disputará la segunda etapa de la ronda, también sobre tierras danesas, con salida y llegada desde la propia Herning, de 206 kilómetros, prácticamente llana y propicia para los velocistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios