Deportes

Pleno de confianza

  • España se impone a Hungría y pasa de fase con el máximo de puntos, clave para luchar por las medallas

La selección española femenina de balonmano dio un paso de gigante para poder pelear por las medallas en el Europeo de Hungría y Croacia, tras imponerse a una de las anfitrionas, Hungría, por 26-27. El resultado permite a las de Jorge Dueñas acceder a la segunda fase del torneo con pleno de puntos, lo que es decisivo para buscar las semifinales.

El resultado premió la fortaleza mental del combinado nacional, que nunca se vino abajo. Ni tan siquiera cuando a falta de ocho minutos todo parecía perdido para las Guerreras, tras situarse con una desventaja de dos goles (25-23) y en inferioridad numérica.

Pero si algo tiene esta selección es su carácter irreductible, su resistencia absoluta a la derrota, por muy prefijado que, como parecía en este caso, fuese el guión.

Carácter que personifican como nadie la portera Silvia Navarro, que emergió en los minutos finales con tres paradas casi consecutivas, y sobre todo la lateral Marta Mangué, quien se encargó de dar definitivamente el triunfo al conjunto español.

Un gol, el cuarto de la jugadora canaria, a falta de 1.30 minutos para la conclusión del choque, tras un penetración cargada de potencia y fe, permitió a España afrontar los últimos segundos con ventaja (26-27) en el marcador. La exclusión de Eli Pinedo condenaba a las de Dueñas a un final de infarto, pero la gran defensa del conjunto español otorgó un triunfo decisivo en el camino hacia las medallas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios