tenis | Wimbledon

¿Puede volver a ganar en Londres?

  • Rafa Nadal, que debuta mañana ante John Millman, encadenó cinco finales entre 2006 y 2011 y ganó dos, pero no supera los octavos desde entonces

  • Las rodillas y la suerte, claves

¿Puede volver a ganar en Londres? ¿Puede volver a ganar en Londres?

¿Puede volver a ganar en Londres? / efe

La pregunta después de su espectacular primera mitad de la temporada es más que lícita: ¿Puede Rafael Nadal volver a ganar Wimbledon? El campeón de 15 Grand Slam es el indiscutible rey de la tierra batida, pero sus números en hierba pueden sorprender a aquellos que sólo recuerden sus dos títulos en Londres, cuya edición de 2017 arranca mañana.

Nadal jugó cinco finales seguidas en el All England entre 2006 y 2011 -en 2009 se ausentó por lesión- y cuenta sobre el sagrado césped con un balance total de seis victorias y tres derrotas ante Roger Federer, Andy Murray y Novak Djokovic. Sin embargo, desde 2011 no supera los octavos de final y ha acumulado capítulos amargos en los últimos años.

Si pasa la primera semana es mi favorito; ahora mismo es el mejor del mundo"

"Aunque la gente, por mi estilo de juego o por todo el éxito que he tenido en tierra, nunca me ha considerado un especialista en hierba, yo jugué cinco finales seguidas en Wimbledon", se reivindicó Nadal el 11 de junio, instantes después de su décimo Roland Garros.

Para que Nadal pueda sumar una tercera corona en Wimbledon tras las de 2008 y 2010, se tienen que dar varios factores: que sus rodillas aguanten -la parte del cuerpo que más disgustos le dio-, que supere las dos primeras rondas y que tenga suerte en los cruces.

Aunque la segunda condición parezca una obviedad, no lo es tanto. Los dos primeros partidos en el tercer Grand Slam del año son claves para el español. Nadal superó la segunda ronda en siete ocasiones y en cinco de ellas alcanzó la final. Esos dos primeros encuentros resultan vitales porque el ex número uno llegará sin rodaje en hierba -no compite en esa superficie desde julio de 2015- y porque en la alfombra verde cualquier rival es difícil.

"Si pasa la primera semana es mi favorito", dijo el croata Goran Ivanisevic, campeón del certamen en 2001. "Mentalmente es un jugador muy fuerte y ahora mismo es el mejor del mundo. Dependerá del cuadro".

Pero una vez que su cuerpo se acostumbra a los automatismos del césped y la arena se apodera de la pista por el desgaste de los días, ahí sí, ahí puede surgir el nombre de Nadal como uno de los principales candidatos.

Nadal perdió en la segunda ronda de Wimbledon 2012, al año siguiente se despidió en su debut, en 2014 cayó en octavos y en 2015 volvió a ceder en su segundo partido. El año pasado no compitió por una lesión en la muñeca. El historial reciente en el torneo no invita al optimismo, pero su presente dice que este Nadal es el mejor jugador de la temporada.

Finalista en Australia, Acapulco y Miami, el de Manacor explotó cuando llegó la arcilla y encadenó Montecarlo, Barcelona y Madrid antes de levantar su décimo título en París, un hito sin precedentes. Después se tomó un descanso y se entrenó en Mallorca antes de aterrizar en Londres.

El camino para hacerlo bien es recuperar los automatismos, adentrarse en la pista y ser agresivo. "En hierba, la mayoría de los puntos son de tres o cuatro golpes; tiene que ser muy agresivo al saque y después en la devolución", dijo Toni Nadal, tío y técnico del jugador.

Tampoco hay que olvidar el factor de las rodillas. "En hierba hay que jugar con apoyos más bajos, es una superficie más inestable", analizó Nadal, que debutará mañana ante el australiano John Millman (137 de la ATP).

"Los desplazamientos y los movimientos son distintos", apuntó Carlos Moyá, la otra arista del triángulo técnico de Nadal. "En cualquier caso, estoy seguro de que vamos a ver una gran versión de Rafa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios