Deportes

El Real Madrid pone en jaque la reconstrucción de sus rivales

  • El claro dominio madridista obliga a que el resto de equipos deban meditar mucho sus fichajes y proyectos para poder hacerle frente la próxima temporada.

La plantilla del Real Madrid celebra su 'Champions'. La plantilla del Real Madrid celebra su 'Champions'.

La plantilla del Real Madrid celebra su 'Champions'. / EFE

El Real Madrid no sólo acabó la temporada como el indiscutible dominador del fútbol europeo, sino que insinuó la posibilidad de abrir un ciclo hegemónico y planteó un enorme desafío a la reconstrucción de sus rivales, grandes equipos que tendrán que acertar con sus proyectos y fichajes para competir con los blancos.

El club presidido por Florentino Pérez se situó en una posición envidiable: no sólo tiene presente, sino también futuro. No posee urgencias y lo único que falta por saber es ver cómo cubrirá las bajas de ciertos jugadores -especialmente las de James Rodríguez, Pepe o quizá la de Álvaro Morata si éste decide irse- para mantener la armonía en el vestuario y en el campo.

Diferente es lo de otros clubes europeos como Barcelona, Bayern Múnich, Juventus de Turín, Paris Saint-Germain, Chelsea, Atlético de Madrid y demás aspirantes a romper la propuesta de hegemonía sugerida por el Real Madrid. El club blanco, visto todo su potencial, exigirá mucho a sus enemigos.

Por ejemplo, al Barcelona. El club azulgrana anunció a Ernesto Valverde como su nuevo entrenador, pero más que eso su hinchada está preocupada en saber cómo se reforzará un club que la pasada temporada no supo invertir bien los más de 130 millones de euros que se gastó en fichajes, vistos los resultados.

El Real Madrid opuso un plantel muy largo y por ahí le ganó a un Barcelona que tiene muy definidos quiénes son los titulares y quiénes son los suplentes, dada la diferencia de calidad entre unos y otros. A diferencia de otras épocas, no muy lejanas, es ahora el Barcelona el que tiene las urgencias.

"El éxito del Madrid pone deberes muy serios al Barça, que está obligado a enderezar el rumbo de la nave con total precisión", reconoció este lunes el diario Sport.

Algo parecido sugirió "Mundo Deportivo" cuando opinó: "El Madrid se ha estabilizado con un modelo personalista y al Barça, sin impresionarse por ello y con Messi, le toca imponer el suyo".

Pero no sólo el Barcelona está obligado a una reacción. También otros transatlánticos europeos y el Bayern Múnich es uno de ellos. Una Liga alemana parece poco balance para una temporada en la que el conjunto de Carlo Ancelotti estaba obligado a ganarlo todo. También la Liga de Campeones, un trofeo que se le resiste desde 2013, cuando ganó 2-1 al Borussia Dortmund en Wembley. Desde entonces no volvió a jugar una final continental.

Mientras, el técnico de la Juventus, Massimiliano Allegri, reconoció tras la dura derrota por 4-1 ante el Real Madrid en Cardiff que fue "el final de un ciclo", por mucho que el equipo de Turín concluyera con éxito una temporada en la que logró Liga italiana y Copa.

La veteranía del plantel aconseja una renovación: Buffon (39 años), Giorgio Chiellini (32), Andrea Barzagli (36), Dani Alves (34 años), Mario Mandzukic (31)...

Mientras, el Paris Saint-Germain volverá a gastarse sumas ingentes no sólo en su nuevo intento de ser competitivo en la Liga de Campeones, sino también en su propio país, pues esta temporada perdió la hegemonía en la Liga francesa a manos del emergente Mónaco. Invertir en un proyecto, antes que en jugadores, es su asignatura pendiente.

Más dura será la reinvención del Atlético de Madrid. Su técnico, Diego Simeone, pidió a sus dirigentes un esfuerzo, pero la sanción de FIFA de no poder inscribir nuevos jugadores hasta enero fue un golpe fortísimo para sus aspiraciones. Al menos, consiguió el compromiso de su gran estrella, Antoine Griezmann, quien ya anunció que se quedará. Pero con lo que actualmente tiene se vio que no le alcanza para competir por grandes títulos. Ni en Liga española ni en Liga de Campeones.

Y queda la incógnita de los equipos ingleses, clubes con muchísimo dinero para gastar gracias a los ingresos por televisión, pero con grandes carencias en la gestión. De nuevo se vio esta temporada, con el enésimo fracaso para el fútbol inglés en la Liga de Campeones. Ninguno compitió por estar entre los mejores.

Para la próxima campaña, tendrán cinco equipos en la máxima competición continental después de meterse el Manchester United de José Mourinho por la vía de la Liga Europa. Volverán a correr millones de libras en el mercado durante los dos próximos meses en busca de piezas que contribuyan al fin a generar equipos sólidos que confrontar con los grandes dominadores en el continente. Con el Real Madrid a la cabeza. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios