Deportes

Remontada de la Real

  • Los de Eusebio, pese a su mal arranque, consolidan la quinta plaza

La Real Sociedad sufrió para llevarse los tres puntos ante un Osasuna que se adelantó en el marcador tras una gran primera parte pero que, fruto de sus dudas, terminó claudicando.

El encuentro estuvo condicionado por la meteorología, con lluvia torrencial durante muchas fases del partido que impedía el juego de combinación y alteraba las acciones de ataque.

Osasuna se creció ante la adversidad. Suyos fueron los acercamientos más peligrosos en la primera mitad, sobre todo el de Kenan Kodro, que en un mano a mano con Rulli estrelló su remate en las piernas del portero.

El conjunto pamplonés, con una estadística muy adversa en sus partidos en San Sebastián -sólo ha ganado tres veces en más de 30 años-, dominaba y el cuadro local no acertaba a encontrar la salida al laberinto defensivo diseñado por Petar Vasiljevic.

Los rojillos conseguirían ver fructificado uno de sus muchos ataques en el minuto 26, cuando Riviere habilitó de espuela a Kenan Kodro que, en una acción similar a la errada minutos antes, definió de maravilla y logró el gol para los suyos.

El equipo navarro mantuvo la cara también en el inicio del segundo tiempo, en el que pareció ser el que iba por detrás en el marcador. Los realistas estaban adormecidos, y Clerk tendría otra gran ocasión de gol en un remate que sacó bajo palos Illarramendi cuando la afición rojilla ya festejaba el segundo.

Anoeta daba muestras de impaciencia, se oían silbidos desde el graderío dado el encefalograma plano del fútbol de los guipuzcoanos, que pedían a gritos un revulsivo desde el banquillo.

Zurutuza salió al rescate, la Real encontró la brújula y las llegadas de gol comenzaron a producirse previas al gol de Raúl Navas, al rematar éste un saque de esquina con el que materializó el empate.

Ahí se acabó la resistencia de Osasuna, que cedió el bastón de mando a los locales y éstos aprovecharon para marcar a 20 minutos del final el segundo tanto en una preciosa jugada entre Oyarzabal y Vela, que el mexicano culminó con éxito. Juanmi, recién entrado en el campo por Vela, hizo de tiro cruzado el 3-1.

El partido parecía abocado a un final tranquilo para los blanquiazules, pero Osasuna aún tendría tiempo para meterse de nuevo en el mismo con un bello gol de Sergio León, y Jaime tuvo en sus botas el empate, en un gran disparo que Rulli desvió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios