Tour de Francia · Décimotercera etapa

Sagan, apuesta segura

  • El eslovaco logra al sprint su tercera victoria en la presente edición y refuerza su jersey verde camino de París

  • Tras el tríptico alpino, los favoritos disfrutaron de un día más relajado

El eslovaco del Bora Peter Sagan vence al sprint en la decimotercera etapa del Tour a Alexander Kristoff y al campeón francés Arnaud Demare. El eslovaco del Bora Peter Sagan vence al sprint en la decimotercera etapa del Tour a Alexander Kristoff y al campeón francés Arnaud Demare.

El eslovaco del Bora Peter Sagan vence al sprint en la decimotercera etapa del Tour a Alexander Kristoff y al campeón francés Arnaud Demare. / sebastien nogier / Efe

Peter Sagan (Bora), triple campeón del mundo, aprovechó el regreso a un recorrido más plano, tras el sufrimiento en los Alpes, para lograr el triplete de triunfos en este Tour ganando al sprint en Valence, en una jornada de transición en la que el británico Geraint Thomas (Sky) mantuvo el maillot amarillo.

El eslovaco, de 28 años, sumó la victoria número 11 en el Tour en un sprint disputado en el que no necesitó el lanzamiento de su equipo para ganar la partida al noruego Alexander Kristoff (UAE Emirates) y al campeón francés Arnaud Demare (Groupama).

Apareció Sagan vestido de verde en una etapa de tregua para los favoritos, exprimidos después de las palizas de La Rosiere y Alpe d'Huez. Nadie se movió de la general. Después de la alta montaña, la prueba recuperó la calma en la carretera y mantuvo el debate fuera de ella en vertiente doble. En las filas del Movistar se buscan vías para arreglar una carrera que se ha torcido entre los dolores de espalda de Mikel Landa, el hundimiento de Alejandro Valverde y los golpes de calor de Nairo Quintana.

El director de la formación española, Eusebio Unzue, esperaba más de sus líderes, que se agarran a los Pirineos para quemar la naves y las fuerzas que les queden. Mientras, el Sky intenta capear el mal ambiente contra sus corredores, pero deportivamente duerme a pierna suelta con Thomas y Chris Froome como jefes del Tour, protegidos por un conjunto imbatible.

Christian Preudomme, director del Tour, pidió a los espectadores calma y respeto en la salida de una etapa propicia para los pocos velocistas que quedan. Sin Gaviria, Groenewegen, Cavendish, Kittel y Greipel, era el día de Sagan, Degenkolb o Demare. Entre los retirados suman 60 victorias en el Tour.

Era un día para la escapada o el sprint. De entrada se marcharon buenos rodadores: Scully (Education First), De Gendt (Lotto Soudal), Schar (BMC) y Claeys (Cofidis). No tuvieron opción, porque con Sagan en carrera el Bora siempre buscará el lucimiento del maillot verde, pero además el Groupama quiere estrenar a Demare y UAE Emirates a Kristoff. De ahí que tomaran el mando del pelotón hasta echar abajo la fuga a 6 kilómetros de lameta de Valence, a pesar de la resistencia del último superviviente, el suizo Schar.

Hasta ese momento, el francés Sylvain Chavanel pasó a la historia al cumplir al paso por Vizille la cifra de 60.000 kilómetros recorridos en el Tour de Francia, repartidos en 18 ediciones. Es el segundo ciclista con más kilómetros en sus piernas, sólo superado por el holandés Joop Zoetemelk, con 62.855 en los 16 Tours que completó entre 1970 y 1986.

Con Schar cabizbajo en la cuneta, arrasado por la multitud, el Sky se puso delante para evitar caídas, y retirarse en la zona de seguridad de los tres últimos kilómetros. Esperaba un final complicado, muy callejero, con curvas peligrosas y una recta final en ligera cuesta. El belga Gilbert trató de saltarse el guión del sprint y saltó del grupo en los últimos 1.000 metros, pero los hombres de Demare le echaron el lazo. Entonces saltó el campeón galo, le respondió Kristoff y apareció Sagan para dejar claro quién es el más fuerte.

El eslovaco pedalea camino desu sexto maillot verde en París. El de Zilina, que con nueve años cambió las botas de fútbol por la bicicleta, no faltó a su cita. Ganó en La Roche y en Quimper, y en Valence firmó el triplete. El arcoíris se iluminó por octava vez en la temporada. Más gloria para el campeón de la París-Roubaix, a quien su reciente divorcio no parece afectarle en el rendimiento deportivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios