fútbol tercera división

Un Sanluqueño romo en punta deja vivo al Algeciras

  • Los de Rafa Carrillo dominan en la primera mitad y en el inicio de la segunda pero no rematan y luego Fran es el mejor de los verdiblancos

El algecirista Pablo de Castro avanza entre dos futbolistas del Atlético Sanluqueño. El algecirista Pablo de Castro avanza entre dos futbolistas del Atlético Sanluqueño.

El algecirista Pablo de Castro avanza entre dos futbolistas del Atlético Sanluqueño. / erasmo

El Atlético Sanluqueño empató sin goles en su visita al Nuevo Mirador de Algeciras, el segundo de la temporada después de la igualada de la semana anterior en casa contra el Cabecense. Un punto, además, logrado en casa de un rival directo.

También es el segundo empate del Algeciras en dos jornadas. El entrenador, José Antonio Asián, alineó de principio un centro del campo con dos mediocentros defensivos -Anaya y Ernesto- que, además de no contener a un rival que perdonó en los metros finales, se mostró incapaz de crear juego de ataque. Sólo cuando salieron esos jugadores que asumen la responsabilidad de poner el balón y el fútbol, se vio a un conjunto albirrojo capaz de superar y hasta atosigar a un contrario que tuvo que encomendarse a su portero.

A la afición del Nuevo Mirador no le gusta ver a un Algeciras con mentalidad de pez pequeño, y menos en Tercera, y mucho menos en su estadio. Así se lo hizo saber y se escucharon las primeras quejas, los primeros pitos en el primer partido liguero en casa. El Sanluqueño es un buen equipo, de los que están llamados estar muy arriba, pero también el Algeciras lo es y eso, entre sus muros, tiene que hacerse notar desde el primer al último minuto.

Asián mantuvo el dibujo durante 65 minutos en los que al Sanluqueño jugó en campo algecireño y rondó con sensación de peligro el área de Romero pero no encontró un rematador -el nueve Alberto Rodríguez se fue a la media hora y entró Pepelu-.

En el 28', y tras varios acercamientos peligrosos por los costados verdiblancos, Jesús Romero tuvo que intervenir ya con las manos. Después de esa jugada, el árbitro Baldomero Pozo Osuna, de Sevilla, obvió un penalti por agarrón a Chico Díaz. Llegó entonces el minuto de oro para el Algeciras en el primer tiempo. El potentísimo Pablo de Castro tuvo la más clara de los locales en la primera mitad. Un centro magnífico de Mané lo remató el lateral algecireño que se encontró con un guardameta del Sanluqueño; el mejor de los suyos. Fran hizo tres enormes paradas durante el partido. Hubo jaleo por fin en el área de los de Sanlúcar de Barrameda y Chico Díaz casi marcó tras revolverse.

El exalbirrojo Pepelu disparó alto dentro del área en los primeros compases del segundo acto. El Algeciras no frenó a un Sanluqueño de escasa profundidad y los locales continuaron atascados en la salida de atrás, reglaron muchos balones.

En el minuto 64 cambió la película. Asián rectificó y puso sobre el campo a Tano y Albertito por Ernesto y Chico Díaz. El centro del campo por fin tuvo padre de fútbol se notó desde el siguiente segundo. Mané encontró aliados para su show y una buena triangulación acabó con un centro suyo y un rechace de un defensor al palo.

El Algeciras era otro equipo. Dominador. Tano (en el 66') disparó desde la frontal y la pelota se marchó a córner. En la continuación el central Siles cabeceó para una escalofriante parada de Fran, que se estiró como un chicle usado para evitar el tanto en la misma raya de gol.

Con el conjunto de casa demostrando su condición, también llegaron los espacios pero el Sanluqueño, sin Güiza, parece un equipo condenado a morir en la orilla y los estiletes no encontraron amigos casi nunca. Aún así, Berlanga, en plan guardaespaldas de Romero, sacó muchos centros al límite. Ese Algeciras de balón y juego gustó muchas más pero, entre el poste y el meta rival, llegó tarde. Las fuerzas no eran las mismas y el marcador volvió quedarse a cero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios