tenis wimbledon

Vuelve Wawrinka

  • Tras su amarga eliminación en Roland Garros, el suizo se reivindica en su debut

  • Federer acapara los focos

Roger Federer disputa su primer partido vestido por Uniqlo. Roger Federer disputa su primer partido vestido por Uniqlo.

Roger Federer disputa su primer partido vestido por Uniqlo. / Nic Bothma / efe

Un gran abrazo en la red y varias palmadas en el pecho de Grigor Dimitrov, número seis del mundo y semifinalista en 2014, reconociendo su gran juego y mérito, fue el cierre a un gran encuentro, en el que Stanislas Wawrinka se impuso por 1-6, 7-6 (3), 7-6 (5) y 6-4 para reivindicarse en su primer día de competición en Wimbledon.

Situado en el puesto 224 del ranking ATP tras ceder en la primera ronda de Roland Garros ante Guillermo García-López, al triple campeón de Grand Slam de 33 años la victoria le supo a gloria, sobre todo después del infierno que ha superado con su lesión en la rodilla izquierda.

Esa dolencia, de la que fue operado en agosto, lo tuvo fuera del circuito los últimos cinco meses del año pasado. Ayer, en la pista central de Wimbledon -único grande que le falta-, el jugador de Lausana logró vencer por primera vez a un jugador situado entre los diez primeros del mundo desde que doblegó a Andy Murray en las semifinales de Roland Garros del año pasado, imponiéndose en dos horas y 50 minutos.

Wawrinka se enfrentará ahora a Thomas Fabbiano, de la fase previa, que derrotó a Yuki Bhambri por 2-6, 6-3, 6-3 y 6-2.

También debutó Roger Federer, que superó a Jimmy Connors como tenista con más partidos individuales disputados en la historia de Wimbledon (103). Ello fue posible porque ganó a Dusan Lajovic (6-1, 6-3 y 6-4).

Federer acudió fiel a su cita inaugural en la pista central para convertirse en el primer tenista en la Era Open en jugar 20 Wimbledon de manera consecutiva.

Pero su presencia y victoria no fue comparable con el impacto del anuncio del final de su contrato con Nike, firma con la que estuvo ligado durante 24 años, por la japonesa Uniqlo, de la que será su embajador hasta que cumpla los 47 años. Una extensa vinculación por la que podría recibir caso 260 millones de euros, repartidos en diez años.

Cuando Federer saltó a la pista, las redes sociales se conmocionaron, porque tanto él como dos miembros de su equipo técnico -su entrenador físico Pierre Paganini y el capitán de Copa Davis de Suiza, Severine Luthi- lucían por primera vez ropa de la firma nipona: la anterior de Novak Djokovic y la que lleva en la actualidad Kei Nishikori.

Con sus padres en el palco real, Federer se impuso a Lajovic, el jugador de gran revés a una mano que venció a Juan Martín del Potro en Madrid, en una hora y 29 minutos.

Además de Federer, avanzaron a la segunda ronda, Marin Cilic -finalista el pasado año-, Kevin Anderson, Sam Querrey, Milos Raonic, Lucas Pouille, Adrian Mannarino y Philipp Kohlschreiber.

En cuanto a los españoles, cumplió en su debut Guillermo García-López, que venció a Gastao Elías por 6-2, 6-4 y 6-2. El castellano-manchego no ganaba un partido en Wimbledon desde 2012.

La gran decepción se la llevó Borna Coric, que cayó por tercer año consecutivo en primera ronda, en esta ocasión frente a Daniil Medvedev por 7-6 (6), 6-2 y 6-2.

En el cuadro femenino, Serena Williams volvió a Wimbledon después de dos años para vencer a Arantxa Rus por 7-5 y 6-3, e iniciar así la conquista de su octava corona en el All England Club, con lo que igualaría el récord de la australiana Margaret Court, campeona de 24 torneos del Grand Slam.

En su regreso a Wimbledon, torneo que se perdió el pasado año debido a su embarazo, y tras su abandono en los octavos de final de Roland Garros hace cuatro semanas -no se presentó ante la rusa Maria Sharapova-, la estadounidense apareció en la pista 1 para imponerse a Rus, 105 del mundo, en una hora y ocho minutos, y con algunas dificultades.

Siguieron el ejemplo de Serena su hermana Venus, Caroline Wozniacki, Madison Keys, Karolina Pliskova y Kiki Bertens.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios