Deportes

La cruzada se dirige a los insultos

  • El Gobierno y la Liga de Fútbol ponen en su punto de mira los cánticos ofensivos durante la última jornada Varios clubes, denunciados por sus hinchas, entre ellos Madrid y Barcelona

La ofensiva de las autoridades españolas contra la violencia en el fútbol fue ayer un paso más lejos al denunciar la propia Liga a varios clubes de Primera División, entre ellos Real Madrid y Barcelona, por los insultos escuchados en las gradas de sus estadios.

El gobierno español y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) están dispuestos a desterrar de los estadios las ofensas verbales, que consideran "la antesala de la violencia física". Con ese objetivo, la Liga denunció ayer a Real Madrid, Barcelona, Deportivo, Sevilla y Granada ante la Comisión Antiviolencia por los gritos y cánticos ofensivos escuchados durante los partidos del fin de semana.

La comisión, un órgano que reúne a Gobierno, clubes y Federación Española de Fútbol, estudiará los hechos y propondrá sanciones. Su aplicación, sin embargo, corresponde a la federación. La medida se enmarca dentro de la ofensiva anunciada por el Consejo Superior de Deportes tras la muerte el 30 de noviembre de un hincha en una batalla campal en Madrid entre ultras del Atlético y del Deportivo.

Tras una reunión de la comisión antiviolencia celebrada la pasada semana, el jefe del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ya anunció que los estadios podrían ser cerrados parcialmente si se registraban cánticos de carácter violento o xenófobo.

La iniciativa logró respaldo de algunos sectores del fútbol y también incredulidad por parte de otros. "Es normal que comprendamos que el insulto es violencia para todos", dijo el entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti. "Me gustaría tener una afición que nos apoya, como ha hecho muchas veces, cantando para el equipo y para el club, no otras cosas". El entrenador del Barcelona, Luis Enrique, mostró por el contrario sus dudas sobre la viabilidad de las medidas. "Todas las medidas que se hagan para luchar contra la violencia me parecen muy bien. Pero si vamos a expulsar a todos los aficionados que insultan, me parece que nos vamos a quedar solos, incluso los jugadores", señaló.

Cardenal, que ayer presentó su plan de actuación ante el Parlamento junto al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, aseguró que los criterios para sancionar los marcará "el sentido común. Nosotros pensamos que es un objetivo posible".

Según la Liga, el Real Madrid será investigado por los cánticos ofensivos en su estadio contra Lionel Messi, el Barcelona y Cataluña. En Barcelona, por su parte, se detectaron insultos contra el Espanyol.

Real Madrid y Barcelona ya habían expulsado de sus estadios a los grupos ultras antes de la muerte del hincha del Deportivo. El Atlético anunció tras el suceso que también prohibirá la entrada en su estadio al Frente Atlético. "Ahora se ha producido una gran movilización. Hay que aprovechar el momento", dijo Cardenal. "El propósito es acabar con los grupos ultras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios