Deportes

¿El duelo final por el Balón de Oro?

Buffon, en Cardiff. Buffon, en Cardiff.

Buffon, en Cardiff. / facundo arrizabalaga / efe

Por si faltara algún ingrediente a lo que representa una final de la Liga de Campeones, el partido entre Real Madrid y Juventus también propondrá una magnífica pelea individual entre Cristiano Ronaldo y Gianluigi Buffon en la que probablemente será la batalla decisiva por el Balón de Oro.

No parece que haya más candidatos posibles para un reconocimiento que en los últimos años premió especialmente a un jugador con títulos. Según este criterio, nadie acumularía más méritos que la gran estrella del Real Madrid y la mayor leyenda de la historia de la Juventus.

A sus 32 años, y en plena reinvención futbolística, Cristiano Ronaldo está ante la oportunidad de ganar su quinto Balón de Oro, segundo consecutivo, e igualar de esa manera la marca de Lionel Messi. Para Buffon, de 39 años, sería la ocasión de coronar una carrera única y convertirse en el segundo guardameta en ganar un Balón de Oro desde que lo obtuviera el ruso Oleg Blokhin en 1975.

Cristiano Ronaldo lideró al Real Madrid en su camino a la final al marcar ocho goles en las eliminatorias de cuartos y semifinales ante Bayern Múnich y Atlético, que no son dos rivales cualquiera. En plena metamorfosis física y técnica, se cuidó más que nunca y pocas veces se lo vio llegar tan exultante a un final de temporada.

El portugués pactó con su entrenador, Zinedine Zidane, un reparto más juicioso de minutos y descansó más que nunca. Además, añadió un aspecto a su juego, la concreción, para acercarse más a la versión de nueve, que parece el destino final de su carrera. "Todos los jugadores han jugado esta temporada, han sido decisiones inteligentes del entrenador. Me siento mejor que en los últimos años. Espero ayudar al equipo con goles", manifestó esta semana.

Frente a él se situará el último hombre de la Juventus encargado de impedir que el balón rebase la línea del arco. Apenas recibió tres goles en la actual edición de la Liga de Campeones, y dos de ellos fueron a pelota parada. Eso habla muy bien de la defensa juventina, ordenada como pocas, y del propio arquero.

Buffon parece incombustible, todo un desafío a las erosiones que provoca el tiempo en los futbolistas. Es cierto que los arqueros proponen siempre una vida deportiva más larga, pero el caso del italiano es extremo. Cada vez más económico en sus vuelos, lo que propone es seguridad y unos reflejos casi sobrehumanos para su edad.

El capitán de la Juventus está ante una oportunidad única de coronar su carrera con el título que le falta, el de la Liga de Campeones. Sería un epílogo memorable para una de las grandes leyendas del fútbol mundial, un jugador admirado por su talento, liderazgo, juicio y deportividad.

Él sigue siendo la estrella de la Juventus, el jugador más admirado de su hinchada, que no dudó en aclamarlo ayer a su aterrizaje en Cardiff. Con sus gafas de sol negras, su barba de dos días y su impecable traje, respondió al afecto con una emoción que pareció sincera.

Cristiano Ronaldo y Buffon están ante el reto de liderar a sus respectivos equipos hacia un título que ambos ansían. Sería el duodécimo para el Real Madrid, segundo consecutivo, y tercero para la Juventus, primero desde 1996. Un paso que acercaría al ganador al Balón de Oro y a algo parecido a la inmortalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios