Tommy Robredo. Número 22 de la ATP "Por mí que eliminen las apuestas"

  • Con casi 37 años, Tommy Robredo tiene la ilusión de poner un buen colofón a una carrera con 12 títulos

Tommy Robredo Tommy Robredo

Tommy Robredo / Efe

-¿Qué hace un jugador a punto de cumplir 37 años jugando tenis aún?

-Hay señores de clubes de 80 que también juegan; entonces, ¿por qué no? Juego porque me gusta el tenis, me gusta la competición y me gusta al nivel al que estoy entrenando, aunque últimamente no me va muy bien, pero estoy con ilusión de que de esto de la vuelta y pueda acabar disfrutando de este deporte.

-Usted ha pasado por multitud de lesiones, algunas de ellas importantes. ¿Qué le hace seguir ahí?

-Mi último recuerdo de estar bien es cuando estaba 13 del mundo. Después, vuelvo, lo intento y no llego al 13, pero jugaba partidazos. Después de lo del codo nada fue igual, aunque antes me había operado de los pies también. Luego enganchas un mal año y mentalmente no es lo mismo, por eso me cuesta mucho más. Pero tengo aún la ilusión de encontrar el mejor nivel posible, recuperarme y estar lo más arriba, y revertir la situación, y el día que me canse me iré muy tranquilo. No hay problema.

-¿Hay entonces Tommy Robredo para rato?

-Mi idea es seguir jugando, pero no voy a estar cinco años más. Quiero jugar este año a tope y ver cómo acaba, y luego ya veremos. Me gusta lo que hago, aunque lo del ranking es complicado, y sobre todo si ves que no vas jugando bien, moralmente te deja tocado.

-En su carrera hay un partido que seguro que recordará: la victoria ante Federer en el US Open. ¿Qué recuerdos le trae?

-Me trae muchísimos recuerdos. El hecho de estar en cuarta ronda del US Open y jugando contra Federer... Yo quería hacerlo bien, hubo lluvia y encima nos cambiaron de pista a la Amstrong, que teóricamente es más rápida encima, y entré allí y se me dio todo de cara.

-¿Qué es lo que más le sorprende a usted en el circuito?

-Lo más sorprendente son los tres fenómenos que hay en el tenis hoy en día: Federer, Nadal y Djokovic. Ya no sorprende porque es habitual. Pero ver a tres jugadores como ellos juntos en la misma época, y la diferencia que han marcado con el resto, eso es impresionante.

-¿Habrá un vacío en el tenis español cuando los Nadal, Ferrer, Verdasco, Feliciano o usted mismo se vayan?

-¿Se quedó vacío cuando se fueron Arantxa y Conchita? Pues ahora no lo parece y se ha vuelto a recuperar con Garbiñe y con Carla. Obviamente estamos acostumbrados a unas cosas, y el día que se vaya Nadal, una persona con todo lo que ha ganado él, se va a notar.

-Se habla mucho de la Nueva Generación. Pero no terminan de llegar, ¿qué les falta?

-No es que les falte algo. Lo anormal es que de 30 Grand Slams haya un trío que ha ganado 28. Lo lógico sería que se repartieran. Lo que está pasando este año por ejemplo, que está muy repartido y estamos casi a mitad de año y sólo Federer ha ganado dos torneos. Eso es lo normal.

-¿Qué le parece el tema de las apuestas en el tenis?

-Antes de nada, el 99% de los jugadores estamos en contra de las apuestas, y no digo el cien porque algún caso ha salido. Yo cada partido que pierdo recibo después mensajes de Whatsapp insultando a mi familia, a mi novia, diciéndome que me rompa las piernas. Yo no juego para recibir mensajes así. Por mí, que eliminen todas las apuestas.

-Pero, ¿por qué hay jugadores que las aceptan?

-A día de hoy, en los torneos Futures, un chico de 18 ó 20 años se tiene que costear el mundo del tenis, y eso es jodido. Y de repente le vienen y le cae una cosa que le soluciona tres meses. No digo que sea normal que lo coja, pero puede pasar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios